Viajes

La puerta de entrada a Asia: Hong Kong merece una visita

Victoria Herrero

Miércoles 11 de diciembre de 2019

1 minuto

La gran ciudad mezcla su pasado británico con la tradición china milenaria y una modernidad absoluta

Vista de Hong Kong (bigstock)

Una ciudad de auténticos contrastes, Hong Kong es una mega urbe que recuerda su pasado británico aderezado con la tradición china más milenaria y la modernidad más apabullante del siglo XXI. No es para menos si tenemos en cuenta que estamos hablando de uno de los puntos más importantes del mundo en el sector financiero y de los negocios. Sin embargo, es por esa mezcla que merece la pena conocer un poco más de cerca Hong Kong.

Lugares imprescindibles en Hong Kong

Dos ejemplos de esa amalgama de culturas que representa la ciudad se concentran en su conocido skyline –fantástico con las luces de la noche– y la visita al Monasterio Po Lin, el templo budista más importante, donde podemos acercarnos hasta la figura del Gran Buda. Se trata de una impresionante estatua hecha de bronce que emerge sobre sus 34 metros de altura en lo alto de Ngong Ping, la parte más alta de la isla de Lantau. Para los budistas, esta imagen representa la unión del hombre con la naturaleza. 

Barco en Hong Kong (bigstock)

Lo mejor para ver los seis kilómetros de hilera de rascacielos es subir hasta la montaña de Victoria Peak y admirar una fantástica vista que se recomienda a todos los turistas. Bajando de esta montaña nos encontramos con la escalera mecánica cubierta más larga del mundo con 800 metros. 

Una ciudad bulliciosa

Pero si lo que queremos es callejear y caminar, nada como hacerlo por la concurrida y bulliciosa calle Tung Choi de día y de noche, donde nos encontraremos con el Ladies Market, el mercado callejero más conocido de todo Hong Kong.

Los famosos dim sum que se comen en Hong Kong (Pixabay)

Y es que esa mezcla ruidosa y desordenada de gente es algo que se repite en muchas zonas de la ciudad asiática, como el barrio de Mong Kok con cientos de establecimientos, restaurantes y miles de carteles luminosos parpadeando por la noche. Todo un espectáculo que uno no puede perderse. Allí puedes degustar los famosos dim sum, bollitos cocinados al vapor rellenos de diferentes ingredientes –hasta 2000 variedades– y que forman parte de la gastronomía cantonesa. 

Como última recomendación, si lo que queremos escapar un poco del bullicio de Hong Kong podemos acercarnos a Macao. La antigua colonia portuguesa es hoy todo un templo de los casinos, sin duda, otro tipo de bullicio. 

Un casino en Macao, cerca de Honk Kong (Bigstock)
0

No hay comentarios ¿Te animas?