Viajes

Ruta por Quebec, el pequeño rincón francés de Canadá

Victoria Herrero

Miércoles 8 de mayo de 2019

1 minuto

La zona histórica de la ciudad es un reducto con aire europeo en pleno país americano

Vista de Quebec (https://www.quebecregion.com/es/)

Esta ciudad canadiense, fundada en el año 1608 por Samuel de Champlain, ha sido la cuna de la civilización francesa en AmérIca del Norte. Un recuerdo a Francia que se observa en sus viejas callejuelas del barrio Petit Champlain, en el busto al rey Luis XIV o en las delicias de la gastronomía local de la ciudad. Sin duda Quebec se merece una visita y a continuación os mostramos sus imprescindibles.

Notre Dame des Victoires, catedral de Quebec

​Uno de los edificios más emblemáticos y que merece la pena conocer de esa ciudad es la catedral. El encanto de este enclave de culto reside en que se trata de una de las catedrales más antiguas de América del Norte, construida en el siglo XVII. Otro de los puntos turísticos importantes de Quebec es visitar el puerto antiguo donde hacen escala muchos de los cruceros que llegan a esta localidad. Allí, además podrás visitar el Museo Naval o el Museo de la Civilización para conocer la historia de Quebec. 

Vista de Quebec (https://www.quebecregion.com/es/)

Si quieres recordar esa esencia europea y francesa de la ciudad canadiense, lo mejor es callejear por el barrio Petit Champlain. Por unos instantes parece que has pasado de una gran urbe a un pueblo con sus pequeñas tiendas, bares y restaurantes. Un rincón donde se respira esa mezcla de historia pasada y la modernidad más absoluta. Acércate al número 102 de la Rue du Petit Champlain y contempla en uno de sus muros una pintura que refleja la historia de este vecindario. 

El impresionante hotel Chateau Frontenac

Precisamente, este distrito se encuentra entre los acantilados donde se alza el majestuoso hotel Chateau Frontenac muy cerca de la bonita Place Royale  con su suelo empedrado y sus cuidadas casas. La arquitectura de este establecimiento nos trae de nuevo reminiscencias de Europa y nos recuerda a los típicos castillos franceses con ese tejado empinado y estos altos torreones circulares.

Como última parada en nuestro recorrido por Quebec, merece la pena visitar el edificio del Parlamento. Ocho plantas para esta edificación que se encuentra al otro lado de las murallas del casco histórico de la ciudad canadiense.

0

No hay comentarios ¿Te animas?