Viajes

Viaje a Galway en Irlanda: pura esencia bohemia entre impresionantes espacios naturales

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Miércoles 1 de enero de 2020

3 minutos

Conoce lo mejor de su pasado medieval o adéntrate en algunos de sus mágicos escenarios naturales

Viaje a Galway en Irlanda: pura esencia bohemia entre impresionantes espacios naturales

Irlanda es un país que hay que conocer al menos una vez en la vida. Impresionantes escenarios naturales de color verde que se mezclan con las más apasionantes leyendas del medievo. Hoy nos detenemos en un punto turístico de su costa oeste, la ciudad de Galway.

Un enclave único para conocer lo mejor de la cultura, el arte, la gastronomía y el folclore irlandés. Bienvenidos a los secretos de esta localidad que el año que viene sonará en todo el mundo ya que será Capital Europea de la Cultura (@europe_creative) junto a la croata Rijeka. 

Un pasado medieval muy presente

La colorida ciudad de Galway tiene un pasado medieval que aún hoy se puede percibir paseando por sus calles y conociendo sus numerosos atractivos turísticos. Empezó siendo un pequeño pueblo pesquero y en el siglo XIII era ya una próspera ciudad amurallada, dominada por 14 familias dedicadas al comercio y conocidas como las "Tribus de Galway". 

Lo único que queda de esta muralla es el arco español que data del siglo XVI y que formó parte de este recinto defensivo que antaño tenía la misión de proteger a los barcos que estaban atracados en el muelle de la ciudad. Por aquel entonces, el puerto de Galway era un punto esencial para el acuerdo comercial entre españoles e irlandeses

También de esta etapa medieval que no se ha olvidado podemos destacar Eyre Square, auténtico epicentro de la ciudad que sirve de punto de encuentro para muchos de sus habitantes y también para los turistas que la visitan. Es un espacio verde que hace tiempo servía de escenario para la celebración de mercados y ferias con productos locales y artesanales. Eso sí, la plaza se llama oficialmente JF. Kennedy en un claro homenaje al fallecido presidente de los Estados Unidos, que visitó la ciudad en el año 1963.

La catedral es otro de los vestigios del pasado que no te puedes perder en Galway. Sin embargo, tiene truco ya que no es de hace siglos sino que su construcción es de finales de la década de los 50 y se levantó en lo que antes era la prisión de la ciudad. Esa "modernidad" le ha dado a esta iglesia, que mira al río Corrib, el título de ser la última gran catedral de piedra que se ha construido en toda Europa.

Paseando por el barrio latino

Uno no puede visitar Galway y no detenerse en uno de sus máximos atractivos. El barrio latino, con sus fachadas de colores y donde el verdadero emblema del mismo se puede apreciar en la famosa Quay Street, con sus incontables pubs al más puro estilo irlandés. Lugares donde se concentran dos de las pasiones de los irlandeses, la cerveza y el deporte que se ve en las pantallas de los bares. 

Viaje a Galway en Irlanda: pura esencia bohemia entre impresionantes espacios naturales

En contraste con el bullicio nocturno de esta calle peatonal, en el mismo vecindario se ubica la iglesia de St. Nicholas, que guarda algo de magia. Y es que dicen los lugareños que en este edificio religioso, construido en el siglo XIV, entró a rezar Cristóbal Colón cuando visitó Galway un siglo después.

No te quedes sin ver sus maravillas naturales

Una vez recorrida de palmo a palmo esta bella ciudad, la verdadera Irlanda se tiñe de color verde. Un tono que podemos encontrar en dos excursiones que, ya os avisamos, os dejarán sin habla. Una nos lleva hasta los famosos acantilados de Moher, algunos con hasta 200 metros de alto, que son el principal atractivo turístico de todo el país. A apenas una hora y media de trayecto en coche, es la escapada ideal para hacer en un día.

Viaje a Galway en Irlanda: pura esencia bohemia entre impresionantes espacios naturales

Una vez allí, contempla admirado esa mole de piedra de 8 kilómetros de longitud y donde, si tienes suerte, podrás avistar aves como el cormorán y el frailecillo. Si desde este punto partes hacia Dublín, si quieres continuar por tu viaje por tierras irlandesas, para un momento en el pueblo de Moneygall, en el condado de Limerick. Es el hogar de los antepasados de Barack Obama.

Otro de los paisajes que debes apuntar en tu cuaderno de viaje por Galway son las islas de Aran. Tres pequeños islotes situados a menos de una hora de la ciudad y donde uno puede contemplar en estado puro lo que es la verdadera cultura y tradición irlandesas. 

Se trata de Inis Oírr, la más pequeña de todas y que puedes recorrer en una bonita excursión en bicicleta para descubrir las ruinas del castillo de O'Brien en uno de los puntos más elevados de la isla y desde donde las vistas son inmejorables; Inis Meáin, con sus rocas de color gris ceniza, entre las que surgen pequeñas flores autóctonas; e Inis Mór, la más grande de todas y donde sorprende el Fuerte Negro al borde de uno de sus acantilados.

0

No hay comentarios ¿Te animas?