Cartas al director

Un 'aguaducto' nacional: mi solución contra la sequía

Paulino González

Martes 11 de octubre de 2022

3 minutos

Un 'aguaducto' nacional: mi solución contra la sequía
Paulino González

Martes 11 de octubre de 2022

3 minutos

Cartas al director (cintillo)

 

Estamos sufriendo una de las peores sequías que se recuerdan, con nuestros embalses y ríos medio vacíos. Estamos, el mundo entero, inmersos en un cambio climático evidentísimo y seguimos diciendo y haciendo chorradas, sin que se tomen medidas como es debido para paliar todo eso.                                                                                       

Yo ya tengo 74 años y he vivido menos que otros con, por ejemplo, 94 años, pero tengo ya mi experiencia y sugeriría la construcción de un aguaducto nacional, tomando como ejemplo de distribución o situación geográfica las carreteras nacionales. Es decir, que igual que existe la nacional I, II, III, IV, V y VI haya también una red o aguaducto nacional, que podría ayudar a paliar la sed en estas épocas de sequía y, a su vez, tratar de controlar las inundaciones que muchas veces producen los ríos y las tormentas por la gota fría. De ese modo, no se desperdiciaría ni una gota de ese torrente incontrolado de agua.

Construir un aguaducto, que igual que se redistribuye lo recaudado por el IRPF y los demás impuestos, lo hiciera con el agua. Un elemento tan vital para nuestras vidas que llegarría a todos más y mejor y no causaría, como ahora lo hace, tanta incertidumbre y desasosiego, en especial en los pueblos más apartados y pequeños. Porque la sequía nos amenaza como si nos fueran a embargar el piso. Y ahora no se trata de nuestra casa o piso, se trata de nuestras vidas.

No creo que sea tan difícil ejecutarlo, porque ya los romanos nos dejaron los acueductos de Segovia y Mérida como ejemplos vivientes de ello. Se podría geográficamente, en ese mapa como el de las carreteras nacionales, abrir grandes depósitos donde almacenar agua, como antes se hacía con los silos del trigo. Y desde estos depósitos de agua, repartirla.

Ahora quieren construir el MidCat y llevar gas al norte de Europa, pues con esta obra del aguaducto, al menos, ya estaríamos previniendo la posibilidad, cosa que ahora no se hace, de evitar los problemas de la sequía y de las crecidas de los ríos, el Ebro, por ejemplo, que cada vez que se desborda llega a tener un caudal que arrasa campos de medio Aragón.

Se podrían poner tomas de agua en sitios estratégicos del río y, para cuando comience a llover, habría bombas instaladas en esos puntos que comenzarían a extraer del río o caudal ese agua, adelantándonos al desastre. Todo es cuestión, como hacen los bancos, de provisionar esa posibilidad. De esta forma, ese agua se depositaría en esa red del aguaducto.

Tendríamos el problema, sino solucionado del todo, si muy previsto, cosa que se exige a un banco, por ejemplo, para garantizar su solvencia y el dinero de los depositantes, Con esto aseguramos nuestras vidas y cultivos.

Por esto mando esta carta, con el ánimo de que incluso se cree un #creemosunaguaductonacional. Que se haga viral entre todos y nos vaya concienciando del grave problema que es el cambio climático. 


Si eres lector o lectora de 65YMÁS y quieres denunciar cualquier situación de la que hayas sido testigo, dar tu opinión sobre cualquier tema de actualidad o sobre cualquier circunstancia que te afecte, puedes enviarnos una carta a nuestro diario. Es muy sencillo. Sólo tienes que entrar en CARTAS AL DIRECTOR o rellenar este formulario:

Carta director

Sobre el autor:

Paulino González