Cartas al director

España, un país que no es feliz

Kike Román Tovar y Luis Ortiga

Jueves 19 de agosto de 2021

8 minutos

España, un país que no es feliz
Kike Román Tovar y Luis Ortiga

Jueves 19 de agosto de 2021

8 minutos

Cartas al director (cintillo)

Empezamos con esta frase atribuida a Gabriel García Márquez:Recordar es fácil para el que tiene memoriaOlvidar es difícil para el que tiene corazón”, y es entonces cuando nos retrotraemos a unos pasajes, de los más tristes de nuestra vida, que no podemos olvidar….

Abril 2020. Otro día triste a punto de terminar. Otro día angustioso, con mucha preocupación. Sólo el ulular de las sirenas incesantes de las ambulancias rompen el silencio sepulcral en las calles solitarias.

Se acerca la hora de la esperanza. La hora de la fraternidad. La hora del agradecimiento. Sí, las ocho de la tarde. La hora de los aplausos y de los abrazos a distancia. Es el momento del recuerdo. El momento de agradecer a las personas que, con su trabajo, nos permiten mantener una llama de esperanza. Gracias, muchas gracias, al personal sanitario, al personal de supermercados, tiendas, farmacias. A transportistas, a taxistas. A empleados del transporte público. Gracias, muchas gracias al personal de limpieza, al de seguridad. A las personas que continúan trabajando en la agricultura, en la industria, y un largo etcétera. Gracias, muchas gracias.

Se intuye que, hasta incluso personas frías y cerebrales, que muestran mediante detalles e indicadores, que tienen como patrimonio la carencia de empatía, como se percibe que es el ministro Escrivá, probablemente también aplaudían con entusiasmo. Hasta podemos imaginar, no sin evidente incredulidad, hacer lo propio a los dirigentes de CC.OO y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez. ¡Sé que cuesta imaginarlo, pero hagan un esfuerzo! La verdad es que con estas personas vamos de chasco en chasco.

Hemos visto muchas imágenes de la enorme valentía de todos esos trabajadores. Nos ponemos en su lugar y nos damos cuenta de que son trabajos estresantes, peligrosos, que requieren grandes esfuerzos físicos, con carga de pesos, con movimientos repetitivos toda la jornada, con mantenimiento de una misma postura durante horas, etc. ¿se imaginan a esas personas trabajando más de 40 años?

¿Han pensado en que situación psíquica y física se encuentran, después de 40 años?

Hacemos un paréntesis para saber que, en este país, las patologías que encabezan “el ranking” en las contingencias comunes son las que se derivan de los trastornos musculo esqueléticos y de los trastornos psicológicos. Estos últimos en alza de una forma alarmante. Hay muchos factores exógenos que influyen en nuestra salud mental; los trabajadores y pensionistas no estamos siendo bien tratados; precariedad, mucha precariedad. España se ha convertido en un país que acumula tristeza. España un país que no es feliz. Nos falta justicia.

Hay muchos desencadenantes de esa preocupante infelicidad, como, por ejemplo, no considerar justo que los trabajadores mencionados anteriormente no se puedan jubilar tras más de 40 años de trabajo, de cotizar a la Seguridad Social y de pagar impuestos a Hacienda. Manda…

Pues bien, el Gobierno en pleno, encabezado por Pedro Sánchez y secundado por el ministro Escrivá, con la aprobación de UGT y CC.OO, han firmado un AVH (Acuerdo vergonzante y humillante) por el cual mantienen e incluso aumentan las penalizaciones que sufren las personas jubiladas de forma anticipada, a pesar de tener carreras laborales de más de 40 años de cotización a sus espaldas… y decían que estaban con nosotros.

Esas penalizaciones son para toda la vida, como una cadena perpetua.

En ese Acuerdo (AVH), en consecuencia, no han hecho caso alguno de las Proposiciones no de Ley y Mociones aprobadas por los Parlamentos Autonómicos del Estado, así como aprobadas también por Congreso y Senado, para la derogación de coeficientes reductores en las jubilaciones anticipadas de personas con largas carreras de cotización (reivindicación abanderada por la asociación ASJUBI40).

Es inadmisible el menosprecio que han mostrado, tanto Gobierno como Sindicatos, a esas altas instituciones democráticas del Estado.

Todas estas Instituciones están instando, reclamando por unanimidad que se haga justicia con las largas carreras de cotización. No entendemos como unas iniciativas parlamentarias tan avenidas y coincidentes no sean tenidas en cuenta… ni mencionadas por parte del Gobierno y su Ministro Escrivá, algo “irregular” están fabricando.

Como una muestra más de ese desprecio, Pedro Sánchez, Magdalena Valerio y otros insignes miembros de los partidos políticos del actual Gobierno se fotografiaron frente a la pancarta de ASJUBI40 en manifestaciones en defensa de las Pensiones, en “prueba” de su aparente apoyo a su reivindicación. Los Sindicatos han repetido hasta la saciedad su defensa en la eliminación de los coeficientes reductores para largas carreras de cotización. Incluso organizando publicitarias entregas de cartas al ministro y Pacto de Toledo, ante los medios. ¡Un absoluto paripé! ¡Todos nos han mentido! Es una desvergüenza.

Dicen una cosa y la contraria. Carecen de credibilidad. Carecen de dignidad.

Una de las estrategias o conductas políticas cuando se está en la oposición es “tomar” un colectivo de “victimas”, victimas de lo que sea; llevarlas en volandas y hacerlas creer que todo va ser bonito cuando ellos gobiernen. Emplean el engaño emocional (esto es muy común, véase la actualidad), y el engaño del voto. Consiguen tu voto, y le das un cheque en blanco, un cheque de privilegios… y luego si te he visto, no me acuerdo. Está claro que nos han engañado. Y en cuanto a Sindicatos, nada nuevo bajo el sol, aprovechan tu tirón para hacer marca. Todo esto es muy antiguo. Lo tendremos en cuenta.

Unos ejemplos para mostrar la injusticia que Gobierno y Sindicatos han pactado:

  • Las clases pasivas del Estado se pueden jubilar de forma anticipada, con pensión íntegra, a los 60 años de edad y 35 años de cotización.
  • Algunos regímenes especiales se pueden jubilar de forma anticipada, con pensión íntegra, a los 59 años de edad y 35 años de cotización.
  • La jubilación a la edad ordinaria y pensión íntegra se obtiene con 37 años y tres meses de cotización.
  • Frente a esto, una persona que se jubila a los 61 años, con 45 años trabajados, es penalizada con un 24% en su pensión para toda su vida.

Esto solo tiene un calificativo: DISCRIMINACIÓN.

Vulnera de forma clara el principio de CONTRIBUTIVIDAD que promulga el Pacto de Toledo: El esfuerzo (años de cotización) debe tener relación equilibrada con la prestación (pensión).

No debería haber mejor ejemplo para determinar la CONTRIBUTIVIDAD que una persona con larga carrera de cotización.

Adicionalmente, por si fuera poca la injusticia, el ministro Escrivá anuncia que la generación Baby Boomers deberá reducir su pensión o aumentar los años de cotización. Es una clara discriminación por edad.

Pretende penalizar a la generación que más ha contribuido al bienestar social con el esfuerzo de su trabajo y pago de impuestos. De hecho, muchas personas de esa generación llevaban 12 años trabajando a la edad en que el ministro empezó a trabajar (26 años). Curioso pensar que los estudios universitarios y de postgrado del ínclito Escrivá fueron pagados gracias al trabajo de esa generación a la que tanto quiere castigar.

Tiene la desfachatez, el ministro, de denominar a esa generación “el problema coyuntural” de la Seguridad Social. A los que han dotado de sostenibilidad al Sistema Público de Pensiones se atreve a designarlos como “el problema”. Él si que es un problema para los pensionistas, es “regresivo”.

En la peor época del Covid 19 se llegó a aplicar la “medicina de guerra” (selección por edad). Parece ahora que Escrivá pretende aplicar “pensión de guerra” con los Baby Boomers abandonándolos a su suerte.

Da pánico oírle una y otra vez asegurar que son “el problema” de las cuentas de la Seguridad Social.

Se quieren “cargar” a toda una generación.

Sus otros remedios para ese “problema coyuntural” son la derogación “fake” del factor de sostenibilidad y su cambio de nombre por factor intergeneracional (con algunas modificaciones para perjudicar expresamente a los Baby Boomers). Para acabar de hundir a esa generación ha cambiado las reglas de juego y, en consecuencia, las personas con bases de cotización máximas verán que su jubilación anticipada se penaliza por duplicado al calcularse los coeficientes reductores sobre la pensión en lugar de sobre la base reguladora. ¡Es una clara y burda doble penalización! ¡Es un claro saqueo!

Recordar a Escrivá que esa generación es la que ha aportado de forma mayoritaria los fondos a la Seguridad Social que han sido saqueados (tanto por parte de PP como por parte de PSOE), al ser utilizados para otras cosas distintas, diferentes al pago de Pensiones. El importe saqueado se estima en más de 500 mil millones de euros.

Ese importe saqueado DEBE ser restituido a las Pensiones.

Para el próximo 16 de octubre está convocada una gran manifestación en Madrid, por parte de los movimientos de Pensionistas, verdaderos representantes del colectivo. Se trata de la defensa del Sistema Público de Pensiones para los Pensionistas actuales y futuros. Los Sindicatos que participan en la Mesa de Diálogo (UGT y CC.OO) no nos representan, no deben de estar.

El indigno Acuerdo (AVH) firmado entre Gobierno y “agentes sociales NO representativos” y el ataque inmisericorde de Escrivá a la generación de Baby Boomers ha abierto realmente la Caja de Pandora.

Carta director

 

 

Sobre el autor:

Kike Román Tovar y Luis Ortiga