Fernando Ónega
Opinión

Cómplices de un machismo cruel

Fernando Ónega
Fernando Ónega

El diario El País publicó ayer una historia terrible: una mujer militar, cabo del Ejército, que sufrió amenazas de muerte de su marido, que fue acosada sexual y laboralmente en su trabajo, acaba de ser expulsada de las Fuerzas Armadas y sin derecho a indemnización ni pensión. Tiene que sacar adelante a dos hijos desde la miseria más absoluta. A eso la condujeron las secuelas físicas y psíquicas de su sufrimiento, que resultaron irrecuperables. Dan ganas de rebelarse contra ese trato atroz y contra la disciplina -¿tiranía?- militar que se le aplica. ¿Esto es ayuda a una mujer víctima de todas las violencias? ¿O es complicidad con el machismo más asqueroso y cruel?