Fernando Ónega
Opinión

Tiempo de lisonjas

Fernando Ónega
Tiempo de Lisonjas

Después de lo que denuncia Paca Tricio sobre los mayores en el Congreso de los Diputados, espero las listas que los partidos proponen para las elecciones: a ver cuánta sensibilidad demuestran ante uno de los mayores bloques de población y a ver cuál es su sentido de la representatividad.

Mientras esos datos llegan, permítanme un alto grado de desconfianza: los primeros llamados se distinguen por la confianza del líder. Y en cuanto al valor de las palabras, ya se sabe: “es tiempo de mujeres”, dijo Pedro Sánchez en plena exaltación del 8 de marzo; pero entre todos los aspirantes a la presidencia del Gobierno no hay una sola mujer. Lo mismo ocurrirá con los mayores: mucha lisonja, poco resultado.