Fernando Ónega
Opinión

Agravios comparativos

Fernando Ónega
Agravios comparativos
Onega Fogonazos

 

Escribo a la espera de que los señores Iglesias y Escrivá nos cuenten en qué queda la renta básica o ingreso mínimo vital: quiénes serán los beneficiarios, cuál la cantidad del subsidio y cuáles los criterios de concesión. Y mientras espero, recibo una llamada de una amiga, campesina gallega ya jubilada: cobra 500 euros, después de haber cotizado al régimen agrario desde que tenía 14 años de edad. Y está muy irritada: no entiende que personas que no han cotizado nunca vayan a cobrar por renta básica lo mismo que ella. Llega a decirme: “como sea así, que me devuelvan lo que pagué y me incluyan entre los perceptores de ese ingreso mínimo vital nuevo”. Como todavía no hablaron Iglesias ni Escrivá, no supe qué decirle, pero me quedo con el mensaje: cuidado con los agravios comparativos. Cuidado con las medidas de estricta justicia social, pero pueden resultar injustas cuando se las compara con algunas pensiones mínimas. Y tiene razón mi paisana: si da igual haber cotizado que no, no vale la pena cotizar.

 

0

No hay comentarios ¿Te animas?