Giorgio Semenzato
Opinión

Gestión pasiva: aliada más rentable para la jubilación

Giorgio Semenzato
Analista de inversiones.

El sector de los planes de pensiones es un sector muy tradicional y obsoleto que, a día de hoy, debido a su alta bancarización, no tiene la capacidad de hacer frente a las necesidades de los clientes ni de garantizar que éstos puedan disfrutar de su retiro laboral al 100%.

Sin lugar a dudas, ésta es una de las principales preocupaciones que acarreamos durante toda nuestra vida. La situación económica que tendremos después de jubilarnos y si podremos mantener nuestro poder adquisitivo al mismo nivel es una de las incertidumbres que nos rondan de manera constante y que el sector, tal y como está planteado, no está preparado para resolver.

Por suerte, tenemos al alcance multitud de opciones con las que invertir y gestionar nuestros ahorros, pero ¿todas pueden garantizar que se maximicen los beneficios de nuestros ahorros? ¿Son todas igual de rentables?

Menos comisiones igual a más rentabilidad

Desde hace aproximadamente diez años, existe una tendencia que, poco a poco, está expandiéndose en todo el mundo y que ya está arrasando en términos de inversión por desarrollar una filosofía tan sencilla como beneficiosa para el cliente: menos comisiones igual a más rentabilidad. Se trata de la gestión pasiva, o lo que es lo mismo, la gestión indexada de las inversiones.

Este tipo de gestión se basa en la gestión de las inversiones mediante la tecnología financiera, algo que garantiza la mayor rentabilidad posible de nuestros ahorros gracias a los cuatro pilares fundamentales en los que se basa: una total eficiencia al evitar las lagunas del trabajo humano (estados de ánimo y físicos negativos, conocimientos insuficientes, etc); una alta integración de la última tecnología disponible en el mercado para abaratar los costes; la posibilidad de diversificar tus ahorros a nivel global y con menor riesgo; y una gestión independiente y sin conflictos de interés.

Esta forma de gestionar las inversiones redunda en unas comisiones mucho más bajas (en algunos casos hasta de un 90% menos) que repercuten positivamente en el cliente al lograr éste una rentabilidad hasta tres veces superior en el largo plazo, lo que convierte a la gestión pasiva en la mejor aliada para invertir en la jubilación.

Planes de pensiones pasivos indexados

Los planes de pensiones tradicionales suelen contar con comisiones muy altas y a menudo injustificables, lo que se traduce en rentabilidades escasas y, en la mayoría de los casos, inferiores a la tasa de inflación.

Esta situación nos lleva a plantearnos la necesidad de una evolución que conduzca a la industria más allá de los planes de pensiones tradicionales: los planes pasivos indexados. Estos fijan su objetivo en que el cliente final pueda obtener el mayor beneficio posible de su plan de jubilación. Se trata de una alternativa más beneficiosa para los inversores que optan por los planes de pensiones para gestionar su jubilación, ya que con ella se pueden conservar las ventajas fiscales de un plan de pensiones al mismo tiempo que reduce drásticamente las ya comentadas altas comisiones de gestión de los planes tradicionales.

Y es que hay que recordar que cada euro ahorrado en costes es un euro más que gana el cliente, y un euro más que ayudará a que pueda disfrutar de su retiro laboral al 100%.


Giorgio Semenzato, CEO de Finizens (@finizens)

0

No hay comentarios ¿Te animas?