Miguel A. Vilas
Opinión

Pendientes de la dependencia: ¿Qué va a pasar después de las elecciones?

Miguel A. Vilas
Dependencia

Una vez más, y van unas cuantas, en España se celebran elecciones. Las variadas opciones políticas nos llaman a los ciudadanos y ciudadanas con sus cantos de sirena prometiendo un mundo mejor con ellos al timón. Hablan y hablan de variadas cuestiones que afectan a la vida de los ciudadanos y ciudadanas de este país. Las simpatías políticas de cada cual o la elección de la opción menos mala decidirá nuestro voto. Al día siguiente del escrutinio volveremos a encontrarnos con un parlamento fragmentado y un arduo camino por delante para llegar a acuerdos que permitan una mínima gobernabilidad. Probablemente pasarán meses antes de que de modo efectivo cualquier política llegue a tener efecto en la población: acuerdos, trámites parlamentarios, votaciones, publicaciones en el BOE, etc. El día a día político de cualquier democracia.

Entendiendo y asumiendo esta realidad, creo que deberíamos hacernos una pregunta: ¿Una persona dependiente o su familia tiene ese tiempo?

Su día a día, sus padecimientos, sus dolores, sus olvidos, sus miedos o sus carencias no tienen tiempo disponible. La familia de un dependiente no tiene mucho tiempo cuando ha de enfrentarse a la cobertura de las necesidades de la persona a la que han de atender. Los cambios de pañal, las terapias, las noches en vela o los pagos de un recurso no disponen de una tecla que los pause, no dependen de reuniones interminables y bien retribuidas en las que acordar si se atiende o no a esa necesidad, que se muestra en muchas ocasiones de modo urgente e inapelable. La angustia a la que se enfrentan las personas dependientes o las que han de atender a una dependencia no entiende de demoras, no entiende de partidas presupuestarias, no entiende de conservadurismos o progresías, entiende únicamente de urgencia e imperiosidad en la mayor parte de los casos.

Me gustaría saber, dado que no me he leído los programas electorales de las distintas opciones, en cuántos de ellos se habla de cuestiones concretas de cobertura de la dependencia: presupuestos, distribución de los mismos, plazos de valoraciones, plazos de asignación de recursos, condiciones laborales de las personas que trabajan en este sector, fiscalidad de las familias con dependientes a su cargo. Me gustaría que nos contaran qué planes tienen cada uno de los partidos para el presente y el futuro de la dependencia, me gustaría que nos contaran cómo van a financiar esos planes, me gustaría que nos explicaran con detalle de dónde se van detraer los recursos que sin duda van a ser necesarios, me gustaría ver expuesto de un modo claro qué futuro ven para la cobertura de las necesidades de las familias, me gustaría que explicasen qué va a pasar con los servicios de dependencia en el medio rural, me gustaría saber qué salario van a tener las personas que cuidan a dependientes, me gustaría saber cómo van a insertar laboralmente a las personas cuidadoras una vez que falte la persona dependiente a la que cuidan, me gustaría saber, si es posible, qué le va a pasar a una prestación si me cambio de comunidad autónoma, me gustaría oír a alguien cualificado de cada partido qué plan tienen para cuando en España la dependencia doble sus necesidades.

En fin, creo que el problema es que son demasiadas preguntas, y un problema mayor todavía es que los partidos no se han planteado resolverlas. Me temo que se esperará a que el tiempo vaya resolviendo la cuestión o lo que es más probable, que la cuestión la resuelva el que tenga el gobierno cuando llegue el problema. Con la cortedad de miras que caracteriza la estrategia política en España, nadie se plantea un gran acuerdo sin colores políticos y sin soluciones a corto y planificación a largo, para convertir lo que sin duda ahora es un problema, en una cuestión más de la vida de un país. La dependencia bien cubierta y bien atendida puede constituir una oportunidad para hacer de España un ejemplo, para crear una economía sólida entorno a la cobertura de la dependencia, para ser un referente mundial en servicios de calidad, para conseguir desarrollar un ecosistema de empresas y recursos tecnológicos que faciliten la vida a las personas y cree economía y riqueza, para ser un país más justo y más digno . En definitiva, hacer de España un país mejor para todas las personas, incluidas desde luego las dependientes.

Pasada la fase de los deseos es probable que nos quedemos en lo que cantaba Mina en los años 60: Parole, parole.


Miguel A. Vilas gestiona desde hace más de 20 años Mayores.es S.L., una empresa de servicios a personas mayores, servicios de ayuda a domicilio, centro de día, vivienda comunitaria, centro de día de alzheimer, residencia y centro de
formación. Ha trabajado como gestor, consultor y formador para empresas y administración pública.

0

No hay comentarios ¿Te animas?