Ramón Sánchez-Ocaña
Opinión

Niños gordos, pies planos

Ramón Sánchez-Ocaña
Niños obesos, pies planos
Píldoras

El 23 por 100 de niñas y el 19 por 100 de niños tiene sobrepeso. Parece que ellos realizan ejercicio más fuerte en los recreos. Pero ni ellos ni ellas, se mueven lo suficiente durante los fines de semana que están presididos por el sedentarismo, los videojuegos, la TV o el ordenador. Y comentario aparte merece la circunstancia de que el 7 por 100 de los niños de 3 a 5 ya pesa de más. Suele ingerir muchas más calorías por capricho, no se les estimula al ejercicio físico y todos sus traslados se hacen con la sillita.

Se puede decir que nuestros hijos comen mal. Beben poca agua y abusan de bebidas azucaradas, golosinas y dulces. Consumen pocas verduras, cereales y frutas; y sin embargo, se les dan muchas grasas saturadas de origen animal. El 8 por 100 de los niños españoles acuden al colegio sin haber desayunado, cuando se ha demostrado que la obesidad es superior en aquellas personas que toman un desayuno escaso o lo omiten. Y otro detalle que puede aumentar el sobrepeso: la falta de sueño suficiente.

Pies planos

Los estudios indican que los niños gordos tienen mayor predisposición a los pies planos. Según los trabajos del Dr. Moreno Aznar, de la Universidad de Zaragoza, los niños con sobrepeso tienen una altura del arco plantar significativamente más baja (0,9 +/- 0,3 cm) que aquellos sin sobrepeso (1.1 +/- 0.2 cm). Y es que la bóveda del pie está sometida a un mayor peso y, por tanto, el arco tiende a aplanarse. El hecho de que la estructura del pie esté alterada va a influir en el resto del esqueleto”. A este respecto, subraya que hay que tener en cuenta que “los niños están en pleno crecimiento y desarrollo de su estructura ósea”, y califica la situación como “un mal comienzo porque va a tener importantes implicaciones en el futuro”.

Además, señala este especialista, a medida que aumenta el Índice de Masa Corporal (IMC) en los niños, “el ventrículo izquierdo del corazón es mayor debido a la sobrecarga circulatoria a la que se ve sometido este órgano”. Y por si fuera poco, uno de cada tres niños obesos presenta resistencia a la insulina, “lo que indica que su organismo está haciendo un gran esfuerzo para poder mantener los niveles normales de glucosa”.

Los especialistas llaman la atención sobre el sedentarismo y la pasividad que implica el abuso de televisión, más peligrosa para la obesidad que el ordenador o los videojuegos. Estos al menos exigen una alerta mental y no el abandono de la tele. Y está demostrado que los niños que ven mucha televisión comen peor que los que la ven menos.

“No le gusta”

Nuestros hábitos alimentarios se adquieren en la infancia y es importante transmitirles esos hábitos. Comer sano, variado y equilibrado no tiene por qué ser sinónimo de aburrimiento, alimentos sin sabor y poco atractivos.

Las verduras y los pescados son rechazados por la mayoría de niños. Y hay que educarlos en ese sentido. Hay que hacer platos apetecibles y no utilizar como premio los dulces y las golosinas; y como castigo el pescado y las verduras. Es cuestión de transmitir alrededor de la mesa el placer de comer.

No se olvide una verdad: Un niño japonés come pescado crudo y le gusta.

¿Qué debe comer?

El Dr. Julio Guerrero-Fernández, del Servicio de Endocrinología Pediátrica  del Hospital La Paz daba unas pautas muy concretas:

  • Desayuno: Leche semidesnatada y cereales o una tostada con aceite de oliva.
  • Media mañana: Pieza de fruta.
  • Comida: Legumbres (2-3-veces por semana) o pasta (1-2 veces por semana) o patatas (1 vez por semana) o arroz (1 vez por semana). Carne de ave (sin piel) o pescado (2-3 veces por semana). Huevo (máximo 2 veces por semana). No rebozados ni fritos. Postre: 1-2 piezas de fruta.
  • Merienda: Yogur y fruta. O pequeño bocadillo de carne de ave (No queso ni embutido).
  • Cena: Ensalada (no maíz, ni guisantes). Y los platos como en la comida, pero en menor cantidad. Postre: 1-2 piezas de fruta.

El ejercicio 

Debe ser aeróbico (que consuma oxígeno) Caminar, correr, nadar, ciclismo, remo, fútbol, gimnasia, patinaje… (nadar en ayunas es uno de los ejercicios que más calorías consume). Que no haga sufrir a las articulaciones, que no produzca sobrecargas. Que sea progresivo. Se puede comenzar con un cuarto de hora diario y cada 15 o 20 días ir aumentando 5 minutos. Lo ideal sería llegar a 1 hora diaria. Debe hacerse por lo menos 5 días a la semana.

Sobre el autor:

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña (Oviedo, 1942) es miembro del Comité Editorial de 65Ymás. Estudió Filosofía y Letras y es licenciado en Ciencias de la Información. Fue jefe de las páginas de Sociedad y Cultura de El País, y profesor del máster de Periodismo que este periódico organiza con la Universidad Autónoma de Madrid. 

En 1971 ingresa en TVE. En una primera etapa se integra en los servicios informativos y presenta el programa 24 horas (1971-1972). Entre 1972 y 1975 continúa en informativos, presentando el Telediario. No obstante, su trayectoria periodística se inclina pronto hacia los espacios de divulgación científica y médica, primero en Horizontes (1977-1979)​ y desde 1979 en el famoso Más vale prevenir, el cual se mantiene ocho años en antena con una enorme aceptación del público.

Tras presentar en la cadena pública otros dos programas divulgativos, Diccionario de la Salud e Hijos del frío, fue fichado por Telecinco para colaborar primero en el espacio Las mañanas de Telecinco y posteriormente en Informativos Telecinco.

Es colaborador habitual de radio, periódicos y revistas, y autor de una veintena de libros, entre los que destacan Alimentación y nutrición, Francisco Grande Covián: la nutrición a su alcance, El cuerpo de tú a tú: guía del cuerpo humano, Guía de la alimentación y Enciclopedia de la nutrición

En 2019 entró en el Comité Editorial del diario digital 65Ymás, en el que colabora actualmente.

… saber más sobre el autor