Consejos

Cómo prevenir y aliviar el dolor de espalda en el trabajo

María Bonillo

Foto: Bigstock

Jueves 8 de septiembre de 2022

4 minutos

Pasar muchas horas sentados y los gestos repetitivos pueden ser la causa

Cómo prevenir y aliviar el dolor de espalda en el trabajo. Foto: Bigstock
María Bonillo

Foto: Bigstock

Jueves 8 de septiembre de 2022

4 minutos

La vuelta a la rutina nos obliga en ocasiones a pasar muchas horas sentados frente a un escritorio o a transportar objetos pesados y realizar gestos repetitivos que pueden provocarnos dolor de espada, que a su vez puede provocar que no podamos concentrarnos bien en el trabajo. 

Diversos trabajos, como los enfermeros, los obreros de la construcción, los trabajadores de fábrica, incluso el trabajo de oficina, pueden causar dolor de espalda, o empeorarlo. Encontrar las causas de ese dolor y formas de prevenirlo resultará de gran ayuda para aliviarlo o evitar que aparezca un año más.

 

Cómo prevenir y aliviar el dolor de espalda en el trabajo. Foto: Bigstock

Causas frecuentes de dolor de espalda en el trabajo

Hay varios factores que pueden contribuir a provocar dolor de espalda en el trabajo, según informa Mayo Clinic (@MayoClinicEspanol), como por ejemplo:

  • La fuerza: ejercer demasiado fuerza en la espalda al levantar o mover objetos pesados.
  • Repetición: repetir ciertos movimientos puede provocar lesiones.
  • Inactividad: igualmente, un trabajo inactivo, de escritorio por ejemplo, puede provocar dolor de espalda, sobre todo si tenemos mala postura. 

Factores como el envejecimiento, la obesidad y un mal estado físico también pueden contribuir al dolor de espalda. Para evitarlo, podemos seguir algunas recomendaciones, empezando por mantener un peso saludable, lo que reducirá la presión en la espalda. 

La alimentación también es importante, ya que suficiente calcio y vitamina D nos ayudarán a evitar que los huesos se debiliten y se vuelvan quebradizos (la osteoporosis es responsable de muchas de las fracturas óseas que provocan el dolor de espalda). 

El ejercicio es otro punto clave; podemos combinar ejercicios aeróbicos, como nadar o caminar, con ejercicios que fortalezcan y estiren los músculos de la espalda y el abdomen, incluyen aquellos que aumentan el equilibrio y la fuerza, reduciendo así el riesgo de caídas que podrían lesionar la espalda, como por ejemplo taichí y yoga. 

Tampoco podemos olvidarnos del problema que supone fumar, también para la espalda, ya que reduce el flujo sanguíneo de la parte inferior de la columna vertebral, lo que puede contribuir a la degeneración de los discos intervertebrales y a la lenta curación de las lesiones de la espalda. Además, la tos provocada por el tabaco también puede causar dolor de espalda.

Cómo prevenir el dolor de espalda en el trabajo

Teniendo todo esto en cuenta, también podemos tomar medidas para evitar y prevenir el dolor de espalda en el trabajo:

  • Prestar atención a la postura: si estás de pie, podremos equilibrar el peso de manera equitativa en los pies. Recuerda no encorvarte y, a la hora de sentarte, elige una silla que permita un buen soporte de la región lumbar. Ajustar la silla de forma que los pies descansen planos sobre el suelo o sobre un reposapiés, dejando los muslos paralelos al piso, también ayudará. 
  • Levantar peso de forma adecuada: si necesitamos levantar objetos pesados en el trabajo, recuerda que la mejor forma de hacerlo es flexionando las rodillas y contrayendo los músculos del estómago, sosteniendo el objeto cerca del cuerpo y manteniendo la curva natural de la espalda. 
  • Modificar las tareas repetitivas: podemos alterar las tareas más exigentes, físicamente, con las menos exigentes. Si trabajas frente a un ordenador, asegúrate de que todos los objetos y aparatos estén en la posición correcta. Si hablas por teléfono con frecuencia, puedes provocar a poner el teléfono en altavoz o usar auriculares, que te permitirán escribir simultáneamente sin necesidad de doblarnos. 
  • Escuchar a tu cuerpo: si vas a pasar sentado durante demasiado tiempo, cambia de postura con frecuencia, camina y estira los músculos para aliviar la tensión.  

Sobre el autor:

María Bonillo

María Bonillo, periodista.

… saber más sobre el autor