Consejos

Consejos para tener una buena bota de vino

Carlos Losada

Foto: Bigstock

Lunes 29 de julio de 2019

3 minutos

Es uno de los objetos más típicos de nuestra cultura aunque en la actualidad se utiliza menos

Consejos para tener una buena bota de vino
Carlos Losada

Foto: Bigstock

Lunes 29 de julio de 2019

3 minutos

Algo parecido a lo que ha ocurrido con el botijo está sucediendo con la bota de vino, uno de esos objetos imprescindibles de nuestra historia y nuestras costumbres.

Su uso no es tan habitual como antaño, cuando se trata de uno de esos inventos que se pierden en la noche de los tiempos y que ofrece múltiples beneficios.

La mejor compañera para beber vino

Durante siglos, la bota de vino ha estado presente en los hogares españoles, aunque su uso era más habitual fuera de ellos, es decir, cuando se trabajaba en el campo o simplemente cuando se trataba de pasar un buen rato con amigos, ya fuera en una jornada campestre, en una plaza de toros o charlando en la puerta de casa.

Este uso ya no es tan habitual, aunque se siguen vendiendo y las opciones son muy numerosas.

Las mejores botas

Los modelos originales y que ofrecen una mayor calidad son aquellos que están hechos con piel de cabra, de ahí que si vas a adquirir una, asegúrate de que el material es este y no otro cuero o material sintético.

Eso sí, lo verdaderamente importante es el interior de la bota, pues será donde se almacene el líquido. El método tradicional es que esté recubierto por pez, sin embargo, los nuevos tiempos han traído otro material que también es óptimo: el látex. No obstante, si solo la vas a utilizar para beber vino, lo mejor es que te hagas con una de las primeras, mientras que si tu idea es incluso llenarla con refrescos, resulta preferible que te decidas por la nueva modalidad de recubrimiento.

En cuanto al pez, una de las marcas más conocidas, Las Tres Z.Z.Z., explica en qué consiste: “La base de la pez está en la resina de pino o enebro. Esta se cuece junto con cortezas y frutas consiguiendo un aislante natural que se ha venido utilizando desde hace muchos siglos. En la Odisea o en la Biblia hay referencias a odres que estarían probablemente impermeabilizados con pez”.

¿Cómo se conserva una bota?

El proceso de conservación de estos recipientes en forma de gota (o lágrima) es muy sencillo. Para lavar su interior, solo hay que llenarlo de agua, es decir, como cualquier otro recipiente. Esto es adecuado hacerlo cada vez que se vaya a llenar de vino. Otras recomendaciones sobre su uso son:

  • No la utilices como recipiente donde conservar el vino durante largos periodos de tiempo, pues ese no es su cometido.
  • Si no vas a usarla en un tiempo, lávala con agua y déjala en posición horizontal, a medio inflar y con un poco de coñac en su interior.