Consejos

Conoce estas nociones básicas de primeros auxilios tras un accidente de tráfico

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Miércoles 22 de mayo de 2019

2 minutos

La regla básica tras un siniestro se denomina conducta PAS: proteger, avisar y socorrer

Primeros auxilios tras accidentes de tráfico

La regla básica tras un accidente de tráfico se basa en lo que se conoce como la conducta PAS: Proteger, Avisar y Socorrer. Con esto, como explican desde el RACE-Real Automóvil Club de España (@RACE_es) evitaremos acortar ese tiempo de rescate para no unirnos a un dramático porcentaje: el 75% de las muertes de tráfico se producen en los primeros 60 minutos. 

Tanto si hemos presenciado un accidente como si lo hemos sufrido en nuestro propio vehículo pero uno de nuestros acompañantes está herido, es importante seguir una serie de recomendaciones para auxiliar a esa persona. Quizá nuestra acción ayude a salvarle la vida

Los cruciales primeros minutos tras un accidente

Mantener la calma. Es una de regla de oro en estos casos y en ocasiones complicado de lograr. Pero es esencial para esa persona que necesita de tu ayuda. 

Lo primero de todo es ponernos a salvo tanto a nosotros mismos como al herido. Por ello, apártate de la vía por donde circulan más coches a toda velocidad, ponte el chaleco reflectante e intenta avisar al resto de conductores del accidente ocurrido.

No pierdas ni un segundo en coger tu móvil y llamar a los servicios de emergencia para indicarles lo que ha sucedido, el lugar donde os encontráis y el estado de las personas heridas.

Tú también puedes ayudar

Mientras llega la ambulancia, en algunos casos te darán algunas indicaciones de emergencia, puedes socorrer a estas víctimas en el caso de que las heridas no sean demasiado graves, ya que una acción inexperta pueda complicar todo:

  • Permanece a su lado, háblale e intenta tranquilizarlo.
  • Si está aturdido o a ratos somnoliento, intenta reanimarlo. Aflójale las prendas de ropa y tápale con algo ya que el cuerpo en estas situaciones pierde calor con rapidez. 
  • No muevas a esa persona bajo ninguna circunstancia. No sabes si tiene alguna lesión de gravedad en la espalda que, con un leve movimiento, podría ser fatal. 
  • No le des ni agua ni medicinas.
  • Se puede hacer una reanimación cardiopulmonar si la situación lo requiere. Para ello, ejerce presión con las dos manos en la parte central del pecho, un poco hacia la izquierda, y sigue un ritmo de cinco golpes y una respiración. 
  • Si hay una hemorragia no muy profunda se le puede aplicar presión con una gasa limpia o hacerle un torniquete con un pañuelo o corbata para cortar ese sangrado. 
0

No hay comentarios ¿Te animas?