Consejos

Qué sabes sobre el régimen de visitas entre abuelos y nietos tras la ruptura de una pareja

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Domingo 19 de enero de 2020

3 minutos

Un buen acuerdo es fundamental para mantener el vínculo familiar con tu nieto tras el divorcio

Régimen de visitas entre abuelos y nietos

No es una situación extraordinaria, que dos personas decidan separarse tras unos años de convivencia es algo que simplemente ocurre. Un divorcio nunca es un proceso sencillo, pero además de resultar complejo para la propia pareja que se rompe, también el resto de sus familiares sufren con la situación.

Cada caso es distinto, pero hasta en el divorcio más civilizado hay momentos de tensión y tristeza que no solo afectan a los cónyuges, sino a sus hijos y a sus padres, a los que han convertido en abuelos y con los que quizá esos niños han compartido sus primeros años.

¿Abuelo y nieto tienen derecho a seguir manteniendo un contacto regular?

Lo ideal sería que ni siquiera fuese necesario plantear esta cuestión, pero por desgracia es frecuente, por motivos muy diversos, que tras la ruptura uno de los progenitores decida que su hijo no debe seguir viendo a los abuelos, más concretamente a los padres de su pareja.

Es un proceso que causa un gran dolor a esas personas mayores, quizás responsables del cuidado del nieto en más de una ocasión, tal y como reflejan las historias vividas por algunos de los miembros de la Asociación de Abuelos Separados de sus Nietos (AASN). Para los niños que han convivido con sus abuelos tampoco es sencillo comprender esa separación repentina.

Hasta hace unos años, las visitas tras una ruptura dependían casi exclusivamente del deseo de los padres, pero desde 2003 la Ley recoge el derecho de los abuelos a continuar viendo a sus nietos, independientemente de los problemas conyugales o de la separación de una pareja. No solo reconoce ese derecho por el beneficio que pueda tener la relación para las personas mayores, sino velando por el interés de los niños, que también se van a ver privados, tal vez sin motivo que lo justifique, de un contacto que para ellos podría suponer una valiosa aportación en múltiples facetas de su desarrollo.

Mantener la relación con los nietos tras la ruptura de sus progenitores

¿Cómo se determina un posible régimen de visitas?

Lo ideal sería que los propios padres llegasen a un acuerdo sobre las visitas de sus hijos a sus abuelos en un marco de concordia y respeto, pero si la relación está fuertemente deteriorada y ni siquiera hay acuerdo respecto al divorcio, es muy difícil que el encuentro se produzca. En estos casos, tendrá que ser un juez quien determine un régimen de visitas, siempre teniendo en cuenta, en primer lugar, lo más conveniente para el niño.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU @consumidores) explica que el juez va a tener en cuenta las distintas circunstancias que pueden darse en cada caso antes de establecer si es conveniente mantener un contacto mayor o menor entre abuelo y nieto.

Aun así, como práctica habitual, si la pareja no se pone de acuerdo en este tema, los tribunales, reconociendo el derecho de abuelos y nietos a verse, suelen determinar un régimen de visitas bastante amplio, que generalmente incluye compartir un fin de semana al mes, pasar entre 2 y 4 días repartidos entre Navidades y Semana Santa, y al menos una parte de las vacaciones escolares de los pequeños, es decir, una semana o 10 días en verano.

También es importante saber que en el caso de fallecimiento de uno de los progenitores, el régimen de visitas puede quedar equiparado al que éste tuviese, por ejemplo, en una custodia compartida. Lo habitual sería fines de semanas alternos y la mitad de los periodos vacacionales.

Régimen de visitas entre abuelos y nietos

¿Qué ocurre si no estás de acuerdo con el régimen de visitas o si éste no se cumple?

Es un tribunal el que lo determina, por lo que, salvo que la decisión admita recurso, tendrás que aceptarla. En este sentido, hay que insistir en que no hay dos casos iguales y que, ante una situación de este tipo, el juez escuchará a todas las partes implicadas.

Habrá que tener en cuenta variables muy diversas, desde la edad de los pequeños y sus necesidades específicas, hasta la relación familiar mantenida hasta el momento de la ruptura de la pareja. La capacidad física y mental de los abuelos a la hora de hacerse cargo de un niño, la buena o mala relación entre cónyuges y abuelos o el contacto que haya tenido el pequeño con ellos son otros aspectos que serán tenidos en cuenta para que, siempre que sea posible y conveniente, abuelos y nietos sigan manteniendo ese lazo afectivo que tantos beneficios proporciona a ambos.

Por último, debes saber que la Ley también recoge el derecho de los abuelos a denunciar la privación de derechos que pueden estar sufriendo ante la negativa de una ex pareja a ver a sus nietos. Nunca es fácil tomar una decisión de este tipo, pero ante la imposibilidad de ver al pequeño, si lo consideras necesario, puedes asesorarte y tomar medidas legales.

0

No hay comentarios ¿Te animas?