Consejos

Remedios caseros para aliviar la siempre molesta congestión nasal

Mariola Báez

Domingo 8 de diciembre de 2019

2 minutos

Además de los medicamentos descongestivos tienes remedios eficaces que consiguen 'destapar' la nariz

poliposis nasal

La congestión nasal es un síntoma de sobra conocido que se produce cuando, por causas diversas, la secreción de mucosidad se incrementa de forma anómala. Además se presenta unida a una dilatación de los vasos sanguíneos de la mucosa nasal, que acaba provocando una inflamación en la zona interna de las fosas nasales.

Sea cual sea su origen, siempre es conveniente intentar despejar la nariz, no solo para sentirnos mejor sino también para que la excesiva mucosidad no acabe afectando a la respiración y al nivel de oxígeno que tiene que llegar a nuestro organismo, algo que reviste especial importancia en el caso de las personas mayores con problemas respiratorios que sufren un catarro, tal como señala la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG).

La nariz puede “taponarse” dificultando la respiración por motivos muy diversos que, si no conoces, has de consultar con tu médico. Además de ser un síntoma de un buen “trancazo”, también puede deberse a enfermedades como la sinusitis o la rinosinusitis, una patología que se manifiesta con más frecuencia en la edad adulta, sobre todo a partir de los 50 años, según explica la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL CCC).

Qué puedes hacer en casa para aliviar la congestión nasal

Notar que el aire no pasa con normalidad a través de la nariz hacia las vías respiratorias, puede provocar desde situaciones de estrés, hasta falta del necesario descanso al no poner respirar bien mientras duermes. Existen medicamentos específicos que se pueden aplicar con las debidas precauciones, pero también hay remedios caseros que alivian de manera notable una congestión nasal pasajera, por ejemplo:

  • Inhalaciones de vapor. Un remedio “de toda la vida” que consigue despejar la nariz de manera casi inmediata. No puede ser más natural y simple. Se trata de hervir agua en una olla y aprovechar el vapor que desprende tras la ebullición para descongestionar las vías respiratorias. La única precaución de debes tener es la de no abrasarte al acercar demasiado tu cara al agua recién hervida. Coge la olla, cubre tu cabeza con una toalla y acércate a ella, insistimos hasta que los vahos no supongan un problema por su elevada temperatura. Respira lenta y profundamente, descansando en cada inhalación para tomar aire fresco. Es ideal hacerlo antes de dormir para fovorecer el descanso.
  • Uso de humidificadores. En caso de congestión, son recomendables porque proporcionarán a la nariz la humedad necesaria para que puedas respirar mejor evitando que acabes haciéndolo por la boca y generando una mayor sequedad bucal.
  • Aceites esenciales. Especialmente el de eucalipto, diluido en agua, puede conseguir una mayor dilatación de las vías respiratorias y de los broquios, con el consiguiente alivio de la congestión nasal.
  • Suero fisiológico “casero”. El suero fisiológico, que puedes encontrar en farmacias, es ideal para realizar los baños nasales que tanto alivio proporcionan en caso de nariz tapada. Puedes prepararlo en casa, añadiendo una cucharadita de sal marina por cada 250 ml. de agua hervida (un vaso). Una vez que se enfríe, puedes utilizarlo como las gotas disponibles en farmacia para descongestionar la nariz.
  • Vitamina C. La dieta también puede ayudarte a aliviar los síntomas de nariz tapada. Incluye en ella alimentos ricos en vitamina C, como la naranja, y notarás la mejoría.
0

No hay comentarios ¿Te animas?