Consejos

¿Te toca pasar la revisión de la instalación del gas? Ten en cuenta estos consejos

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Jueves 30 de enero de 2020

3 minutos

Hay que pasarla cada cinco años y puede ser una excusa para intentar timar a los mayores

Revisión de la instalación del gas

Es una de las primeras advertencias que hace, entre otros organismos, la Comunidad de Madrid (@ComunidadMadrid), que recuerda que estas revisiones siempre deberán ser comunicadas por escrito con tres meses de antelación. Si un supuesto inspector de gas llama a tu puerta sin previo aviso, no le abras la puerta por mucho que lleve un uniforme de trabajo o te muestre un documento que, aparentemente, es un certificado oficial.

Aspectos básicos de la inspección del gas canalizado

Comprobar que todos los elementos que forman parte de tu instalación están en perfecto estado y funcionan correctamente es una cuestión de seguridad, por lo que, aunque suponga un gasto de dinero (de entre unos 40 o 50 euros, aproximadamente) y una pequeña molestia, es importante hacerla.

Esta inspección, que es obligatoria y debe realizarse, según establece la Ley, cada cinco años, no tiene que ver con la revisión de tu caldera, que también tendrás que llevar a cabo al menos cada dos años, ni con otros posibles aparatos térmicos, como los calentadores de agua caliente. Tampoco afecta a tus radiadores, solo a la conexión entre estos y a la tubería, si ésta queda a la vista.

Son las distribuidoras de gas, como Endesa, Naturgy o Iberdrola, o las empresas instaladoras autorizadas las que se encargan de hacer la inspección. Como señala la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU @consumidores), los técnicos, debidamente acreditados, comprobarán entre otras cosas la estanqueidad del contador y el estado de las piezas que forman la instalación: gomas, tubos o llaves de paso, entre otras. Además, con un pequeño aparato detector, recorrerán cada una de las tuberías para confirmar que no hay ningún tipo de fuga. También mirarán la conexión de la canalización del gas que llega hasta la caldera y, posiblemente, la salida externa y su correcta ventilación.

Una vez terminada la revisión, que no suele durar más de 20 o 30 minutos, recibirás el certificado de inspección, siempre que sea favorable. De no ser así, tendrás que corregir los defectos que presente la instalación y que han provocado ese suspenso en la inspección.

Revisar la instalación del gas cada cinco años

Resolviendo dudas frecuentes

¿Tengo que pagar al técnico? ¿Qué ocurre si no estoy cuando vengan a hacerla? ¿Me pueden contar el suministro? Estas son cuestiones que pueden surgir y que hay que tener claras, conociendo tus derechos como consumidor y también tus obligaciones como ciudadano. Esta pequeña guía puede servirte de ayuda en las cuestiones prácticas.

La empresa distribuidora debe contactar contigo por escrito, comunicándote que es necesario realizar la inspección de tu instalación y proponiéndote una fecha para hacerla. Debe avisarte con una antelación de tres meses, antes de que se cumplan los cinco años desde la anterior revisión. Si la fecha señalada no te interesa, puedes proponer otra que te venga bien.

No estás obligado a hacer la revisión con tu empresa distribuidora, puedes elegir otra autorizada. En este caso, recuerda que deberás remitir el certificado final en el plazo que ésta te indique en la carta que, por lo general, es de 45 días. En ese comunicado, la empresa debe especificar el coste total, separando los gastos de gestión, que serán los mismos independientemente de la compañía que elijas, y los costes de la propia inspección.

Es importante insistir en que en ningún caso debes pagar al técnico que va a tu domicilio a realizarla. Será la compañía la que lleve a cabo el cobro en la siguiente factura de suministro.

Puede que veas carteles en tu buzón, en tu puerta o en las zonas comunes de tu edificio anunciando fechas de próximas revisiones. Recuerda que la carta avisándote siempre irá antes que el cartel. Ante la duda, ponte en contacto con tu compañía distribuidora y confirma la veracidad de la revisión. La empresa debe facilitarse un teléfono gratuito de contacto.

Si tu revisión resulta desfavorable, será realmente extraño que el técnico decida cortar el suministro. Si lo hace es porque tu instalación es un peligro. Si se trata de cualquier pequeño desperfecto, tendrás que arreglarlo por tu cuenta ya que el profesional no lo hará sobre la marcha. Cuando la reparación esté hecha, tendrás que enviar a tu distribuidora el informe que lo confirme en el plazo que te indiquen.

Las instalaciones de gas butano también deben revisarse

Otros suministros

Si lo que utilizas en casa es gas envasado, butano o propano, la revisión también debe hacerse cada cinco años. En este caso, puedes ser tú quien se ponga en contacto con una compañía instaladora habilitada para realizar la revisión. Por lo general, si ya has hecho alguna, la empresa tomará buena nota de cuándo debes pasarla de nuevo y contactará contigo. Recuerda, desconfía de los “inspectores” de gas butano que se presentan en tu puerta sin aviso previo confirmado.

En el caso de utilizar bombonas de este tipo, es tu responsabilidad cambiar las gomas de estas instalaciones cuando caduquen. Encontrarás la fecha en el propio tubo flexible.

0

No hay comentarios ¿Te animas?