Consejos

Tormentas, inundaciones, lluvias torrenciales… Conoce las medidas básicas de protección

Mariola Báez

Foto: Bigstockphoto

Jueves 8 de agosto de 2019

2 minutos

Ante estas situaciones climatológicas adversas, las personas mayores deben extremar las precauciones

Medidas de autoprotección durante una tormenta

En ocasiones, determinados fenómenos meteorológicos se convierten en situaciones de riesgo cuyas consecuencias pueden evitarse o minimizarse poniendo en práctica las medidas que recomienda la Dirección General de Protección Civil (@proteccioncivil). A la hora de planificar una actividad al aire libre o un viaje por carretera, la previsión del tiempo y los avisos de la Agencia Estatal de Meteorología (@AEMET_Esp) cobran especial importancia. Conviene conocerlos para evitar que una fuerte tormenta o una peligrosa tromba de agua puedan sorprendernos.

No es algo excepcional. Cada año mueren en el mundo miles de personas alcanzadas por un rayo y en nuestro país nadie olvida a los fallecidos en las riadas de Mallorca del pasado año.

Qué hacer ante situaciones climatológicas extremas

La recomendación básica que da el teléfono de emergencias 112 (@Emergencias112) ante el aviso de una fuerte tormenta es sencilla, ya que consiste en permanecer resguardado en casa, el lugar más seguro de todos, con ventanas y puertas bien cerradas y los aparatos eléctricos desconectados.

La situación puede complicarse si esa tormenta inesperada te sorprende en el calle o disfrutando de un día de campo. En este último caso, es fundamental buscar un lugar donde cobijarse, evitando permanecer al aire libre, sobre todo si te encuentras en una zona elevada y despejada. Es esencial alejarse de masas de agua y de cualquier objeto metálico como las vías del tren, las alambradas o las torres de electricidad.

Medidas de autoprotección con tormenta

Dos cosas que nunca debes hacer: refugiarte bajo un árbol y tumbarte en el suelo. El coche puede ser un lugar seguro, siempre que permanezca con todas las puertas y ventanas cerradas. Si vas conduciendo durante una tormenta, debes reducir la velocidad y detener el vehículo en las zonas donde se aprecie acumulación de agua. Jamás atravieses a pie o con el coche un área inundada, aunque creas que la distancia es muy corta y puedes hacerlo. El riesgo de quedar atrapado o ser arrastrado siempre existe.

En la ciudad, los posibles peligros aparejados a una fuerte tormenta son menores, pero si el fenómeno atmosférico te pilla en la calle, también debes intentar buscar un lugar donde estés protegido. Mientras te diriges a él, procura caminar lo más cerca posible de los edificios porque no solo te mojarás menos, sino que también te protegerás de un posible rayo. Es fundamental extremar la precaución a la hora de andar sobre la calzada mojada para evitar resbalones y caídas.

Por último, ante lluvias intensas, conviene recordar el peligro que implica acampar o estacionar en la orilla de los ríos o en un cauce seco. En cuestión de minutos, el nivel del agua podría subir hasta límites insospechados.

0

No hay comentarios ¿Te animas?