Región de Murcia

La Región de Murcia invierte un millón en la conservación del Pórtico del Teatro Romano de Cartagena

Antonio Castillejo

Sábado 16 de julio de 2022

10 minutos

Los restos arqueológicos y las gastronomía son dos de los principales atractivos de la localidad

Teatro Romano de Cartagena
Antonio Castillejo

Sábado 16 de julio de 2022

10 minutos

Los restos arqueológicos y la gastronomía son dos de los principales atractivos de la localidad murciana de Cartagena. Por ello, la Región de Murcia va a dedicar  un millón euros en la conservación y restauración del Pórtico de su Teatro Romano.

El Consejo de Gobierno de la Comunidad, a propuesta de la Consejería de Presidencia, Turismo, Cultura y Deportes, ha aprobado el inicio de las obras de conservación y restauración del sector occidental del Pórtico del Teatro Romano. Se trata de una actuación que cuenta con un presupuesto total de 1.005.468 euros y está previsto que las obras comiencen el próximo mes de octubre, con un plazo de ejecución de siete meses, hasta mayo de 2023.

El objetivo es iniciar la recuperación del sector occidental del porticus post scaenam (Pórtico) para ir completando la visión global del programa constructivo y arquitectónico del edificio de espectáculos. Su restauración y conservación creará nuevos y atractivos itinerarios para el visitante, aumentando el recorrido por el monumento y mejorando la interpretación del conjunto.

El pórtico objeto del presente proyecto es un gran espacio público situado detrás del cuerpo escénico. Tenía planta cuadrangular, con una doble galería que rodea un espacio central ajardinado. Fue planificado en el mismo proceso constructivo del propio teatro.

Hitos de la huella romana en Caragena

La primera y más obligada parada en la Ruta Romana de Cartagena es la de su Teatro Romano cuyo descubrimiento constituye uno de los acontecimientos más importantes en la arqueología de la ciudad. Se trató de un hecho fortuito ya que no había ni referencias escritas ni datos arqueológicos, que pudieran evidenciar su existencia.

El Teatro Romano de Cartagena organiza la visita nocturna guiada 'El Teatro bajo la luz de la luna'

El devenir del tiempo hizo que este mismo espacio fuese utilizado para diversos usos y sirvió de emplazamiento a distintas edificaciones. En el siglo V se trasformó en un complejo comercial sobre el que posteriormente se instaló un barrio de la época bizantina y sobre él hay estructuras de la época islámica de los siglos XI y XII. Tras la conquista castellana, se configuró como uno de los barrios más populosos de la ciudad donde se construyó la antigua Iglesia de Santa María o Catedral Vieja.

El Teatro Romano de Cartagena está situado en el Cerro de la Concepción, la colina más alta de las cinco que configuran la topografía de la ciudad. Este emplazamiento era muy habitual en la época. La ubicación en la ladera de un monte facilitaba la construcción del graderío aprovechando la propia roca del monte y su orientación norte con protección a los vientos del sur le confería una excelente acústica.

Los diversos elementos hallados y las inscripciones conmemorativas permiten datar el inicio de su construcción a finales del siglo I a.C., coincidiendo con la época de mayor apogeo urbanístico de la colonia. En cuanto al estilo, el conjunto de elementos arquitectónicos es el propio de la arquitectura oficial en época del emperador Augusto.

El graderío o cavea se articula en tres sectores horizontales, divididos a su vez por cinco escaleras radiales. Tenía una capacidad aproximada de 6.000 espectadores y los principales accesos del público se realizaban a través de dos pasillos laterales. Estos dos pasillos daban también acceso a la orquestra, el semicírculo entre el graderío y la escena que estaba destinado a los magistrados y personajes más notables de la ciudad.

La escena era el lugar donde se presentaba la obra y se situaba frente al graderío. La del teatro romano de Cartagena se articulaba en dos pisos por medio de columnas y tenía un alzado aproximadamente de 16 metros. La variedad cromática de los materiales de los que estaba hecha (mármoles blancos, rojizos, bloques de arenisca amarillenta revestidos de estuco) y el rico programa ornamental le confirieron una belleza realmente espectacular. Baste decir que el Teatro Romano de Cartagena recibió en 2010 el premio Europa Nostra de la Unión Europea que premia la excelencia en la conservación del patrimonio.

Nuestra siguiente parada es la Muralla Púnica, testigo milenario de uno de los episodios más importantes de la historia del Mediterráneo, las Guerras Púnicas entre cartagineses y romanos.

Muralla Púnica de Cartagena. Foto Wikipedia

Allí conoceremos el legendario pasado de Qart Hadast, fundada por el general Asdrúbal, y su yacimiento más significativo, la muralla, uno de los pocos restos cartagineses que se han encontrado España.  

Además, junto a la muralla, podremos contemplar la cripta funeraria de la ermita de San José construida entre los siglos XVI y XVII y donde las paredes ofrecen un programa pictórico muy peculiar, las Danzas de la Muerte.  

Por su parte, el Museo Foro Romano se erige como la entrada a uno de los mayores parques arqueológicos urbanos de España. A través de sus salas, donde se expone una cuidada selección de piezas, podremos conocer la larga historia del cerro del Molinete desde la actualidad hasta la antigua Carthago Nova.

Foro Romano de Cartagena. Foto Wikipedia

La visita culmina con el recorrido por importantes vestigios de la gloriosa época romana que invitan a pasear por ellos: la Curia o Senado Local con su pavimento ricamente decorado a base de mármoles; el Foro colonial, centro neurálgico de la ciudad, cuya distribución en varios niveles simbolizaba la jerarquía entre lo divino y lo humano; el Santuario de Isis donde se celebraban los cultos mistéricos a los dioses egipcios; las antiguas calzadas con las rodadas de los carros; las Termas del Puerto y su magnífico pórtico de acceso que conserva el suelo original; y para terminar el Edificio del Atrio, con sus altos muros y decoraciones pictóricas que trasladan a los grandes banquetes del imperio romano.

Otra parada obligada es el Decumano Máximo. El viario romano de Carthago Nova, al igual que el de la inmensa mayoría de ciudades romanas, se basaba en el cruce de dos calles principales llamadas Cardo y Decumano máximo.

El Decumano Máximo de Cartagena Foto: Wikiloc

El Cardo era una calzada que atravesaba la ciudad de norte a sur e iba acompañado de cardines de menor entidad que, en paralelo, se extendían por la superficie de la urbe.

El Decumano Máximo constituía la calle principal de la ciudad, recorriéndola de este a oeste, acompañada de decumanos paralelos y de menor entidad. En Carthago Nova, las excavaciones arqueológicas han revelado que esta calzada transcurriría desde la puerta de la ciudad, donde en la actualidad se encuentran los restos de la ya mencionada Muralla Púnica y el puerto, dividiendo la ciudad en dos.

En el cruce que se formaba en la intersección de estas dos calzadas se erigía el foro del que ya hemos hablado y donde se ubicaban edificios relevantes

Con el paso del tiempo, durante los últimos siglos del Imperio Romano, las losas irregulares de algunas calzadas se sustituyeron por placas rectangulares, o directamente estas últimas se colocaron sobre las anteriores. Este fue el caso del decumano de los siglos III y IV que aún se conserva en Carthago Nova, en la Plaza de los Tres Reyes.

El decumano cartagenero tiene una anchura de cuatro metros, contando a ambos lados con aceras de un metro. Esta calle, durante el siglo I d.C. y bajo influencia Siria debió estar porticada en alguno de sus tramos, protegiendo de esta forma la zona peatonal. En la planta de ciertos edificios que la flanqueaban se han hallado restos de umbrales de tabernas o comercios, identificadas gracias a las marcas de sus puertas en el pavimento.

Hoy podemos visitar el Decumano Máximo, junto a las termas de Carthago Nova, gracias a la labor de recuperación del patrimonio arqueológico cartagenero.

Por último, la Casa de la Fortuna nos traslada al ambiente doméstico de la Cartagena romana del siglo I. Recorrermos las diferentes estancias que formaban la vivienda: el comedor donde la familia celebraba los banquetes, la sala de representación en la que el señor de la casa recibía a sus clientes o los dormitorios como parte privada de la casa.

La Casa de la Fortuna en Cartagena. Foto: Wikipedia

Sus objetos de adorno personal, lucernas, vajillas, entre otros, nos ayudan a entender las modas y costumbres de la época.  

Al mismo tiempo, se puede admirar la belleza de sus pinturas murales y mosaicos con variados motivos como el cisne que es la imagen de la casa, esvásticas, flores o granadas. Todo ello cargado de un gran simbolismo mitológico.

La irresistible gastronomía cartagenera

Una vez cumplida la visita cultural a la historia romana de Cartagena, deberemos hacer lo propio con su cultura gastronómica para reponer fuerzas porque la gastronomía es uno de sus tesoros más preciados del Campo de Cartagena que abarca Cartagena, La Unión, Fuente Álamo y Torre Pacheco, una zona rica en productos huertanos y cuyos platos están para chuparse los dedos.

Grave pecado sería dejar Cartagena sin haber probado sus migas. No hay plato más tradicional, de origen más humilde y al mismo tiempo, más delicioso y de moda. El origen está en la forma en que los pastores aprovechaban las migas de pan duro. 

Este el secreto de las migas murcianas para que queden sueltas. Foto: Bigstock

Las migas se comen por toda España, aunque la receta varía notablemente de unos territorios a otros, aunque la base sea similar. Tienen mucha fama las migas manchegas, también las extremeñas, pero las murcianas tienen algo que las diferencia: la carne porcina de la Región con esa raza autóctona que es el chato murciano, una bendición que hace no muchos años estuvo apunto de extinguirse y que gracias a los ganaderos murcianos se ha podido recuperar.

Por su parte, los michirones constituyen una de las recetas de legumbres más populares de la gastronomía murciana, un plato de cuchara delicioso.

Cuchareo de michirones con chorizo y panceta, receta fácil. Foto: Murcia turística

Ni garbanzos ni alubias, la base de este plato es otra legumbre, las habas secas son el secreto de esta elaboración.

Otra seña de identidad gastronómica es el guiso de pava con pelotas.

Guiso de pollo o pava con pelotas, receta murciana tradicional

Hoy puede parecer un plato sencillo, perfecto para cualquier día de la semana, pero antiguamente era un plato de celebración, un plato de domingo e incluso uno de esos platos que se preparaban en Navidad, cuando toda la familia se reunía en torno a la mesa y se preparaba algo especial.

Un plato tradicional que pasa de generación en generación y está hecho de recuerdos familiares.

Y para terminar, ¿qué mejor postre que un buen melón gozoso? Recién sacado de la huerta murciana y que cuenta con la Indicación Geográfica Protegida.Y ara terminar, ¿qué mejor postre que un buen melón gozoso? Recién sacado de la huerta murciana y que cuenta con la Indicación Geográfica Protegida.

Los mejores trucos para saber si un melón está en su punto

Sobre el autor:

Antonio Castillejo

Antonio Castillejo

Antonio Castillejo es abogado y periodista. Comenzó su carrera profesional en la Agencia Fax Press dirigida entonces por su fundador, Manu Leguineche, en la que se mantuvo hasta su desaparición en 2009. Especializado en información cultural y de viajes, desde entonces ha trabajado en numerosos medios de prensa, radio y televisión. Actualmente volcado con los mayores en 65Ymás desde su nacimiento.

… saber más sobre el autor