Alimentación

Los alimentos ricos en zinc son indispensables para la salud, ¿cuáles hay que comer?

Victoria Herrero

Martes 30 de abril de 2019

2 minutos

Este mineral favorece el sistema inmunitario, además de ayudar al cuerpo a fabricar proteínas

La leche es rica en zinc (bigstock)

El zinc es muy importante para nuestro organismo por los múltiples beneficios que aporta. Así, según las recomendaciones de la Autoridad Europea para la Seguridad de los Alimentos, la ingesta adecuada para un adulto se estima entre los 8 y los 14 miligramos al día, según peso y sexo. Y es que, un déficit de este nutriente puede hacer que seamos más propensos a sufrir infecciones, caída del cabello, falta de apetito o complicaciones en la cicatrización de heridas, entre otros muchos síntomas.

Beneficios del zinc para nuestro organismo

El aumento y defensa de nuestro sistema inmunológico es uno de los principales aportes positivos que nos traen los alimentos con alta concentración en zinc; una manera de lo más natural de estar sanos ante posibles adversidades causadas por bacterias o infecciones. El zinc nos ayuda a mantener nuestras células jóvenes, mejora la apariencia de nuestra piel y facilita la cicatrización, como hemos apuntado anteriormente.

Así pues, es fácil darnos cuenta de que tenemos que añadir más alimentos ricos en zinc en nuestra alimentación diaria. En este sentido, ante los primeros signos de alerta –cansancio, irritabilidad, lesiones en la dermis o propensión a infecciones– lo mejor es aumentar la dosis de este mineral en nuestro organismo. Por el contrario, un abuso poco recomendable de zinc –especialmente, a través de suplementos alimenticios– se puede traducir en molestias tales como presión arterial baja, dolores abdominales o anemia. 

Las otras son ricas en zinc (bigstock)

Alimentos ricos en zinc

Así, es esencial que el zinc esté presente en nuestra alimentación. Es más fácil de lo que parece ya que este mineral se concentra en muchos de los alimentos que consumimos diariamente, o que deberíamos consumir:

  • Tanto el queso, como los yogures y la leche son fuente importante de aporte de zinc. Eso sí, cuidado con el excesivo aporte calórico de los quesos; controla su consumo y apuesta por variedades que tengan menos grasas. 
  • Darnos un capricho en forma de mariscada es un placer para los sentidos, pero también para la salud (siempre y que no tengamos problemas con el ácido úrico). Los mejillones, cangrejos, almejas y, sobre todo, las ostras tienen una alta concentración de zinc
  • La mejor fuente de este mineral la encontramos en los alimentos de origen animal como es la carne magra de vaca, el cerdo, el cordero o las aves de corral. ¿Sabías que el hígado de ternera tiene hasta 7,3 miligramos por cada 100 gramos? Solo con esto estaremos casi cumpliendo las recomendaciones de consumo que nos dan los expertos. 
  • Si necesitamos un aporte extra de zinc para nuestro organismo, nada como tomar un buen puñado de avellanas, almendras o anacardos. 
0

No hay comentarios ¿Te animas?