Alimentación

Hacer ayuno: ¿es bueno o malo para la salud?

Olga Selma

Foto: BigStock

Miércoles 20 de mayo de 2020

3 minutos

El ayuno está de moda, pero para disfrutar de sus beneficios hay que hacerlo con control

Ayuno intermitente

A pesar de su reciente aumento en popularidad, el ayuno es una práctica que se remonta a siglos atrás y juega un papel central en muchas culturas y religiones. Definido como la abstinencia de todos o algunos alimentos o bebidas durante un período determinado de tiempo, hay muchas maneras diferentes de ayunar.

Actualmente se ha puesto de moda realizar un ayuno intermitente, en este caso, la ingesta de alimentos es parcial o completamente restringida durante unas pocas horas hasta algunos días y una dieta normal se reanuda en otros días. Así, por ejemplo, el método 16/8 implica ayunar todos los días durante 14-16 horas y restringir el período de alimentación diaria a 8-10 horas. La dieta 5:2 implica comer normalmente 5 días de la semana, mientras se restringee el consumo de calorías a 500-600 durante 2 días de la semana. 

Además, podemos realizar otro tipo de ayuno como tomar jugo en ayunas, que implica beber solamente jugo de vegetales o frutas durante un período determinado, o el ayuno parcial consistente en restringir ciertos alimentos o bebidas como los alimentos procesados, los productos animales o la cafeína durante un período determinado; o también podemos hacer una restricción de calorías unos días cada semana. Hay diferentes tipos diferentes de ayunos, por lo que es fácil encontrar uno que se adapte a nuestro estilo de vida.

La opinión del experto

Hablamos con la Dietista-Nutricionista y portavoz del Colegio de Dietistas-Nutricionistas de Cataluña, Esther Vives (@esthervivesdietista), para preguntarle para qué personas es indicado una rutina de ayuno intermitente. “Está indicado para aquellas personas que busquen una mejora de la composición corporal, así como algunos parámetros de salud (tensión arterial, perfil lipídico, sensibilidad a la insulina). En cualquier caso, es importante remarcar que, a pesar de que aporte beneficios en estos casos en concreto, siempre hay alternativas para aquellos que no quieran seguir un ayuno intermitente”, comenta.

A lo que añade que esta práctica está totalmente desaconsejada en algunos casos, como las situaciones patológicas, como enfermedades renales o hepáticas, personas con ansiedad o trastornos de la conducta alimentaria.

Esther Vives añade que algunos de los beneficios observados en esta práctica son un retraso del envejecimiento celular, pero hay que tener en cuenta que buena parte de los artículos científicos publicados estudian los efectos del ayuno intermitente a corto plazo y en población adulta (no envejecida), es por eso que hay más investigación para poder afirmar que la práctica continuada retrasa el envejecimiento. Además, en el caso de la pérdida de peso, el tema del ayuno genera bastante controversia por parte del colectivo de profesionales. “Por un lado, se observa que esta práctica favorece una mejora de la composición corporal, reduciendo la grasa corporal y favoreciendo un mantenimiento de la masa magra. Pero hasta el momento, sólo se han hecho estudios a corto plazo también, por lo que no podemos asegurar que a largo plazo se mantengan los beneficios. En algunos casos, además, si no se está habituado al ayuno, puede conllevar una posterior falta de control sobre la alimentación, comiendo por encima de las necesidades o alimentos que no son los más indicados”, explica Esther Vives.

Es por ello, que hay que evaluar cada caso en concreto y establecer unas pautas adaptadas para promover una buena adherencia y evitar un posterior efecto rebote.

La importancia de una dieta sana para tener una mejor longevidad

Recomendaciones a seguir

Esther Vives nos aconseja:

-Tener presente que cada persona tiene una situación diferente, es por ello que no existe una pauta dietética que sea apta para todos. Es importante valorar los antecedentes, así como los objetivos que se quieren alcanzar y el tipo de alimentación actual de la persona.

-Cuando se hace una rutina de ayuno intermitente, es importante mantenerse bien hidratado durante las horas de ayuno. Se pueden incorporar otras bebidas aparte del agua, como por ejemplo infusiones (sin azúcar), agua con hierbas aromáticas como la menta con limón, caldos o incluso café (sin azúcar, leche ni otras bebidas).

-Los beneficios que pueda aportar esta práctica se pierden si no se tiene en cuenta lo que se come durante las horas de ingesta. Se desaconsejan los alimentos ultra procesados, ricos en azúcares o grasas de mala calidad. Es decir, se debe seguir un patrón de alimentación saludable, formada principalmente por alimentos de origen vegetal (frutas, verduras, legumbres, cereales integrales, semillas y frutos secos, etc.) e incorporando proteína saludable (pescado, carne magra, huevos y lácteos).

0

No hay comentarios ¿Te animas?