Alimentación

Estamos expuestos a más de 200 enfermedades por culpa de los alimentos

Rosa María Torres

Foto: Bigstockphoto

Lunes 10 de junio de 2019

2 minutos

Cada alimento tiene unas propiedades específicas como el grado de acidez o la composición

Estamos expuestos a más de 200 enfermedades por culpa de los alimentos

Quizás no estés al corriente tanto como deberías. Pero estás expuesto diariamente a alimentos contaminados por virus, parásitos, bacterias o sustancias químicas perjudiciales y responsables de más de 200 enfermedades, que van desde diarreas hasta dolencias más graves.

Cada año enferman 582 millones de personas en el mundo, consecuencia de enfermedades como la salmonelosis, los problemas gastrointestinales o la infección Escherichia coli, que es una bacteria que vive de forma natural en el intestino. Muchos de estos achaques se producen por la toma de alimentos en mal estado como puede ser la carne mal cocinada, las frutas y las verduras contaminadas con pesticidas o incluso los mariscos crudos con biotoxinas marinas.

Por eso, es muy importante que en todos los eslabones de la cadena se tenga especial cuidado en el trato de la comida. Esto implica vigilar el producto durante el cultivo, la recolección, el procesado, el almacenamiento, la distribución, la preparación y la venta. Ante esta situación, ¿qué aconsejan las autoridades competentes?

La Organización Panamericana de la Salud recomienda:

  1. Mantener la higiene.

  2. Separar los alimentos crudos de los cocidos.

  3. Cocer totalmente los alimentos.

  4. Mantener los alimentos a una temperatura segura.

  5. Utilizar agua e ingredientes crudos seguros.

Salmonela

Cómo detectar un alimento en mal estado

Normalmente, los primeros síntomas aparecen entre las 24 y las 72 horas después de haber ingerido el producto en cuestión. Después, la persona afectada sufre diarrea, vómitos y molestos dolores de estómago. La gravedad aumenta en personas mayores de 65 años porque son más vulnerables a las enfermedades. Lo mismo ocurre con los niños y las mujeres embarazadas. ¿Cómo puedes prevenir estos efectos?

  • Observa siempre la fecha de caducidad. Si está fuera de fecha o lleva varios días abierto, no consumas ese alimento porque puede que se haya deteriorado de forma natural.

  • Presta atención a los huevos. Son uno de los productos más delicados. Si al romperlo las claras mantienen la yema centrada, esta no es acuosa, su color es normal y no huele mal, podrás ingerirlo.

  • La carne congelada. Si al descongelarla desprende un olor desagradable y al cocinarlo el sabor es ácido o amargo, debes tirarla.

Así debe ser la higiene para evitar la contaminación

  • Lávate las manos con asiduidad. Cumple siempre este procedimiento antes de la manipulación de los alimentos y durante el proceso, sobre todo si has ido al baño en algún momento. Las bacterias patógenas presentes en las manos o en los propios utensilios contaminan.

  • Los alimentos crudos, lejos de los cocidos. Por supuesto, debes lavar muy bien los alimentos antes de ingerirlos o ponerlos a cocer, por ejemplo. Además, es muy importante que separes los alimentos hechos de los que todavía están crudos.

  • No sobrepasar las temperaturas máximas. Si se superan los 70 grados, las bacterias empiezan a aparecer. Asimismo, la temperatura mínima debe ser de 4 o 5 grados. Y, toma nota de lo siguiente, las bacterias se duplican si se mantienen a una temperatura ambiente más de dos horas.

0

No hay comentarios ¿Te animas?