Alimentación

¿Para qué sirve la vitamina C?

Foto: Pixabay

Viernes 8 de mayo de 2020

2 minutos

El aporte de este nutriente depende de la edad, el sexo y el estilo de vida

vitaminas

La vitamina C es un nutriente esencial e imprescindible para las personas. Y, aunque se trata de una sustancia indispensable, debemos aportarla con la dieta porque nuestro cuerpo no es capaz de producirlo ni almacenarlo. Además, las necesidades de vitamina C varían en función de la edad, el sexo y el estilo de vida, siendo más bajas para los niños y mucho más altas para mujeres embarazadas y lactantes. Sin embargo, la recomendación de la cantidad diaria de vitamina C necesaria dista mucho dependiendo de la entidad o el país. Para la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), las necesidades diarias de vitamina C son de 95 miligramos para mujeres y 110 miligramos para hombres. También los fumadores deberían aumentar la ingesta de esta vitamina.

En cualquier caso, diez miligramos serían suficientes para evitar el escorbuto, enfermedad provocada por la carencia prolongada de vitamina C y que está prácticamente erradicada en nuestro entorno.

smoothies

Alimentos ricos en vitamina C

Cualquier fruta o verdura cruda tiene una cantidad considerable de vitamina C, por lo que llevar una alimentación saludable, con el consumo diario de cinco raciones de fruta y verdura, es suficiente para garantizar el aporte diario de esta vitamina.

Aunque, tradicionalmente, la vitamina C se ha identificado mayoritariamente con los cítricos -naranja, limón, mandarina o lima-, en realidad no son los más ricos en este nutriente. La fresa, la grosella, el kiwi, el mango o la papaya contienen también gran cantidad de vitamina C.

También las verduras son grandes portadoras de este nutriente: el perejil, el pimiento rojo, el brócoli, las coles de Bruselas, el berro, etc.

Una vitamina con grandes beneficios

La vitamina C es necesaria para nuestro organismo por su capacidad antioxidante y por favorecer la creación de colágeno, fundamental para la integridad de la piel y la cicatrización de las heridas. El colágeno también ayuda a evitar el desgaste de las articulaciones y en el mantenimiento de la densidad ósea.

La vitamina C se ha asociado con la prevención del resfriado común, aunque no es cierto. En lo que sí tiene efecto es en la duración del resfriado una vez que se ha contraído, aunque los resultados de distintas investigaciones no son concluyentes.

Además, la vitamina C favorece la absorción del hierro, por lo que es buena para curar la anemia. Por tanto, es fundamental consumir alimentos ricos en vitamina C junto a alimentos ricos en hierro de origen vegetal, como las legumbres, las hojas verdes y los frutos secos, por ejemplo. La vitamina C hace que se absorba entre dos y tres veces más de hierro.

0

No hay comentarios ¿Te animas?