Alimentación

Partes de alimentos que tiras a la basura y sería buena idea aprovechar

Mariola Báez

Martes 7 de mayo de 2019

3 minutos

Pieles de frutas, semillas, tallos y hojas de algunas verduras… te sorprenderá su valor nutritivo

Partes de alimentos que tiras y puedes aprovechar (bigstock)
Mariola Báez

Martes 7 de mayo de 2019

3 minutos

A veces por costumbre y en ocasiones por desconocimiento, a la hora de preparar platos saludables, acabamos eliminando trozos de alimentos que podrían enriquecer aún más las distintas recetas, evitando, de paso, desperdiciar comida.

Frutas y verduras guardan muchos de sus nutrientes como las vitaminas, los minerales y la fibra en esas hojas, tallos o cáscaras de las que nos deshacemos demasiado deprisa. Por ejemplo, ¿se te ha ocurrido comerte un kiwi sin pelar? Aunque la piel resulte algo áspera, en realidad, es bastante parecida a la de un melocotón que, probablemente, tomes con piel. Otra opción puede ser quitarla y utilizarla para añadirla a un saludable batido vegetal. Son solo dos ideas, pero hay muchas alternativas para sacarle máximo partido a cada alimento.

Tallos, hojas, cáscaras... ¿Cómo aprovecharlas?

De algunos alimentos solo utilizamos una parte en la cocina y es una pena, porque con tallos y hojas, no solo conseguirás un mayor rendimiento, sino que lograrás sorprender con recetas innovadoras. Aquí tienes algunas propuestas que no cuesta nada poner en práctica, para hacer realidad la cocina de aprovechamiento.

  • Acelgas. Después de las espinacas, esta verdura es la más rica en calcio, como recuerda la Fundación Española de Nutrición (FEN) y de ella puede comerse todo. Aunque generalmente se cocinan las hojas, los tallos pueden sorprender con preparaciones muy simples, sanas y deliciosas. Bien lavados, al horno, con las especias que más te apetezcan y bien regados en aceite de oliva virgen, son una estupenda guarnición para cualquier plato de carne o pescado. El tallo contiene un parte considerable del total de fibra que puede aportar esta verdura.
  • Cáscaras de cítricos. No. No pretendemos que también intentes comerte una naranja con cáscara, pero, si retiras la piel de la fruta, la rallas y la guardas, puedes emplearla en multitud de preparaciones, desde añadirla a un bizcocho casero, hasta utilizarla como toque exótico en una ensalada. Así, tomarás todas las vitaminas, especialmente la C, que guardan los cítricos también en su exterior.
  • Hojas de brócoli, alcachofas o coliflor. Es habitual retirarlas y tirarlas antes de poner estas verduras a hervir, pero no es necesario. Al contrario, déjalas y parte de sus vitaminas también quedarán en el agua de cocción o en cualquier guiso en el que las incluyas. Si te apetece comerlas, fenomenal y si no, ya habrán enriquecido, de forma notable, el agua que podrás utilizar posteriormente en otras recetas. En el caso del brócoli, puedes probar, también, a dividir su tallo en “palitos” finos y alargados, perfectos para tomar crudos como “picoteo” saludable con alguna salsa. Antes de tirar a la basura partes de alimentos, fíjate bien en si es posible sacarles partido.