Alimentación

Pautas alimentarias para personas mayores con fibromialgia

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Domingo 19 de enero de 2020

2 minutos

Los expertos aconsejan seguir una dieta completa que sea rica en antioxidantes y productos frescos

Pautas alimentarias para personas mayores con fibromialgia.

Las personas que sufren fibromialgia pueden llegar a desatender su alimentación en algún momento de su enfermedad. Al ser una patología que se caracteriza sobre todo por el dolor y la fatiga extrema, en ocasiones da lugar a una desatención nutricional por parte de los afectados. Algo que en el caso de las personas mayores puede verse incrementado ya que por la propia edad estos síntomas se pueden agudizar y en algunos casos las molestias pueden constituir una traba para mantener una correcta dedicación a la alimentación. Los expertos aconsejan que se debe intentar en la medida de lo posible seguir una dieta completa.

Alimentos básicos

En general, una persona mayor con fibromialgia o de cualquier otra edad, debe incluir una serie de alimentos básicos. Estos son las frutas y verduras, los cereales y las legumbres, carnes, pescados, lácteos, huevos, y grasas y azúcares, pero estos con moderación siempre. Son buenos igualmente los frutos secos y al menos una cucharada de aceite de oliva (entre dos o tres raciones diarias, como mucho).

Los alimentos frescos son los más aconsejados en estos casos. Y en cuanto a los platos, cuanto más sencillos, mejor, poco grasos y que los guisos no sean muy copiosos. Las verduras cocidas o hervidas se digieren con más facilidad. Las crudas tienen un mayor valor nutricional, pero hacen que las digestiones sean más pesadas.

Cuanto menos sal uses o productos con sodio consumas tu cuerpo te lo agradecerá, ya que si abusamos de la misma se pueden incrementar los edemas o hinchazones.

La medicación que tomes para calmar tus síntomas puede hacer que la boca se presente más seca de lo normal. Es por ello que se recomienda beber pequeños sorbos de agua cada poco tiempo. El alcohol está desaconsejado.

Beneficios de los frutos secos (Bigstock)

Antioxidantes, calcio y magnesio

Entre los antioxidantes que se recomiendan tomar destacan la vitamina C, la vitamina E, el beta-caroteno y el selenio. En personas que poseen inflamaciones dolorosas o alteraciones del nervio o terminaciones nerviosas, se han detectado cantidades inferiores de estas sustancias, indican los especialistas. Todas estas sustancias las puedes encontrar en frutas, verduras, hortalizas o frutos secos.

Las personas mayores deben prestar especial atención al calcio, pues una reducción del mismo puede dar lugar a espasmos musculares. Si este es tu caso, consulta con el médico qué tipos de lácteos puedes tomar y cuánta cantidad al día.

De igual modo, los enfermos de fibromialgia suelen tener carencia de magnesio, un mineral que precisamente ayuda a los impulsos nerviosos e interviene en la contracción muscular. Si no se dispone de las cantidades suficientes de este mineral, es posible sentir debilidad, apatía, calambres, problemas musculares y una ralentización de los procesos de producción de energía del organismo. Se encuentra en verduras de hoja verde, cereales integrales, germen de trigo, mariscos, nueces o higos secos.

Si tienes problemas de insomnio procura cenar antes de las nueve y que no sean comidas muy abundantes. Y en el caso de padecer una crisis aguda de dolor es aconsejable que hagas varias comidas al día, pequeñas, abundantes y procurando que sean nutritivas y basadas en una dieta blanda donde el pollo o un puré de verduras resultan opciones excelentes. Puede que en estos casos no tengamos las mismas ganas de comer, pero nuestro cuerpo agradecerá el que sigamos esta pauta.

0

No hay comentarios ¿Te animas?