Alimentación

¿Por qué la carne de pollo gusta y se consume tanto?

Teresa Rey

Lunes 22 de abril de 2019

2 minutos

Tiene poca grasa, es una carne más asequible que otras y no está sujeta a restricciones religiosas

Por qué la carne de pollo gusta y se consume tanto (Bigstock)

El pollo es una de las carnes más consumidas en todo el mundo. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO), el consumo de la carne y los huevos de aves de corral se ha incrementado en las últimas décadas entre otros motivos por el aumento de la población y de los ingresos en los países en desarrollo. Pero también la carne de pollo tiene varias cualidades a su favor, como el precio, ya que es más asequible que otras carnes, que su contenido en grasa es menor que el de otras proteínas, y además no está sujeta a restricciones religiosas y culturales. Todo esto ha contribuido a una mayor ingesta de esta carne frente a otras.

Pocas calorías

Entre los beneficios nutricionales del pollo destaca su escaso aporte calórico, explican desde el Centro de Información Nutricional de la Carne de Pollo (Cincap). La pechuga de pollo es, en concreto, la parte más magra de este animal y a su vez es la que podemos encontrar en mayor proporción en todos los comercios.

Asimismo, el ácido linoleico es la grasa más abundante del pollo. Este es un ácido graso poliinsaturado esencial de la serie Omega 6, que el organismo no puede producir y necesita adquirir a través de la dieta.

Vitaminas y minerales

También es rico en varias vitaminas del complejo B. Por ejemplo, tiene vitamina B6 que es fundamental para el funcionamiento correcto de las enzimas, las proteínas que regulan los procesos químicos del cuerpo. Además posee vitamina B12, que produce glóbulos rojos y participa en la regeneración de tejidos.

En cuanto a los minerales, posee hierro, fósforo y potasio, entre otros. El hierro es vital para transporte del oxígeno en las células; el fósforo, es parte de los huesos y dientes; y el potasio está relacionado con la función de los nervios y ayuda a mantener un ritmo cardíaco constante.

Fácil de digerir

Otra de las ventajas del pollo es que es una carne que se digiere bien. Por este motivo se suele recomendar en dietas blandas, cuando se tiene algún problema digestivo. Y por otro lado, se puede cocinar de muchas formas: es posible asarlo, hacerlo a la plancha, en escabeche, etcétera. Las opciones son múltiples. Y en general, es jugoso y gusta a la mayoría de los paladares.

0

No hay comentarios ¿Te animas?