Alimentación

¿Qué es el kéfir? Descúbrelo y conoce sus beneficios

Mariola Báez

Lunes 2 de diciembre de 2019

2 minutos

Entre sus buenas propiedades favorece el cuidado y la regeneración de la flora intestinal

El kéfir es un alimento probiótico

Aunque también lo hay elaborado a base de agua, el kéfir más habitual es un derivado lácteo, similar al yogur pero con propiedades diferentes, muy favorables a la hora de facilitar el proceso de la digestión y cuidar el sistema digestivo.

En concreto el kéfir es una bebida fermentada que se conoce desde la antigüedad y que es originaria de las regiones del Cáucaso. En las últimas décadas se ha convertido en un ingrediente común presente en la dieta mediterránea por ser un alimento probiótico que puede resultar realmente beneficioso para la salud.

Los nódulos de kéfir, de los que se obtiene esta especie de yogur líquido de sabor ligeramente ácido, están compuestos por distintos microorganismos vivos (bacterias, levaduras, hongos…) que, una vez introducidos en la leche –de vaca, oveja o cabra– desencadenan el proceso de fermentación que origina este alimento.

nódulos de kéfir (Bigstock)

Propiedades beneficiosas del kéfir

Su cualidad más destacable es precisamente el hecho de ser un probiótico, un alimento funcional, que, al tomarlo, hace que los microorganismos vivos que nos aporta actúen en beneficio de nuestra propia salud. Por un lado, las bacterias que incorpora el kéfir actúan regenerando la flora intestinal y devolviéndole su equilibrio. Es recomendable, por ejemplo, después de un tratamiento con antibióticos que haya podido dañarla o alterarla. Esta característica convierte al kéfir en un buen aliado a la hora de fortalecer el sistema inmunológico general.

Los efectos beneficiosos de incluir el kéfir en la dieta se aprecian especialmente en el alivio de problemas habituales del aparato digestivo. Patologías como el estreñimiento, la acidez o el reflujo pueden mejorar con el consumo regular de este alimento. Y es que en su composición no faltan otros nutrientes esenciales. Aminoácidos como el triptófano, minerales como el calcio o el fósforo y vitaminas, especialmente K y del grupo B, aumentan el valor nutricional de un alimento idóneo para cuidar el tracto intestinal

El kéfir posee propiedades antibacterianas. Sus bacterias “buenas” combaten la presencia de otras bacterias que pudieran prolifferar en el organismo, especialmente en el intestino, resultando perjudiciales. Además, distintos estudios apuntan a que podría aportar otros beneficios importantes para la salud, desde aliviar problemas de estrés y ansiedad, hasta contribuir a reducir la presencia de colesterol malo en sangre.

0

No hay comentarios ¿Te animas?