Alimentación

Recomendaciones nutricionales que pueden ayudar en el tratamiento contra el cáncer

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Miércoles 19 de junio de 2019

2 minutos

Una dieta adecuada es esencial para afrontar las distintas terapias y lograr una mejor recuperación

Recomendaciones para el cáncer

A través de los alimentos obtenemos la energía y los nutrientes necesarios para que nuestro organismo funcione correctamente y podamos desarrollar las actividades cotidianas. En el caso de una persona que sufre una enfermedad oncológica, los problemas nutricionales y digestivos derivados de tratamientos como la quimioterapia, la cirugía y la radioterapia pueden convertirse en un agravante, que no contribuye a esa preciada mejoría.

Náuseas, vómitos, falta de apetito, estreñimiento o diarrea son algunas de las consecuencias que un enfermo de cáncer puede padecer antes, durante o después de someterse a una de estas sesiones. Una dieta adecuada puede ser una buena herramienta para controlar y reducir estos síntomas, que pueden añadir diversas complicaciones: desde una pérdida notable de peso, hasta un incremento en el cansancio y la debilidad general, conocida como astenia.

Medidas para combatir los problemas digestivos asociados a tratamientos contra el cáncer

Cada paciente y cada tipo de cáncer es distinto, y es el especialista médico quien debe aconsejar sobre la dieta apropiada en cada caso. No obstante, existen algunas recomendaciones generales, indicadas por la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (@sociedadSEEN), que pueden ser útiles a la hora de minimizar los efectos nutricionales de los tratamientos oncológicos:

  • Lo ideal es optar por una dieta variada, como la dieta mediterránea, que incluya alimentos de todo tipo y que se cocinen de manera sencilla, sin exceso de condimentos, salsas, grasas o picante.
  • Es importante no saltarse ninguna comida, realizando tres ingestas principales y, al menos, dos o tres comidas más ligeras. No es preciso tomar grandes cantidades, pero sí evitar pasar demasiadas horas con el estómago vacío.
  • Hay que intentar comer en un ambiente tranquilo y relajado, aprovechando especialmente los momentos en los que se tiene más apetito.
  • Los alimentos que tienen una gran cantidad de nutrientes y, al mismo tiempo, se digieren fácilmente son los más recomendables: lácteos enteros, huevos (sobre todo la clara), frutos secos, carne de pollo…
  • Es necesario evitar el consumo de bebidas estimulantes o alcohólicas.
Recomendaciones nutricionales para el cáncer

Náuseas y vómitos

Además de las recomendaciones generales, existen medidas específicas relativas a la dieta que debe seguir cada paciente y que tendrá que señalar el oncólogo. Los vómitos y las náuseas son dos de las dolencias ligadas a los tratamientos de quimio y radioterapia. Para intentar minimizarlas, la Sociedad Española de Oncología Médica (@_SEOM) asegura que los medicamentos antieméticos pueden evitar los vómitos anticipatorios, los que se producen antes del tratamiento y, en ocasiones, tienen su origen en la propia ansiedad que generan. En este sentido, las técnicas de relajación también pueden ser de gran ayuda.

Además, este organismo añade a las recomendaciones generales algunas específicas para estos casos, entre otras:

  • Beber líquidos frecuentemente, en pequeñas cantidades y siempre una hora antes o después de las comidas, es decir, nunca acompañados de alimentos sólidos.
  • Optar por comidas frías o a temperatura ambiente. La comida muy caliente puede aumentar las náuseas.
  • Evitar comidas muy grasas, dulces, picantes o de sabores y olores muy fuertes, que pueden "revolver" el estómago.
  • Si se tiende a sufrir vómitos, es preferible no tomar alimentos sólidos un par de horas antes de la sesión.
0

No hay comentarios ¿Te animas?