Alimentación

¿Son tan malos para la salud los alimentos procesados?

Teresa Rey

Miércoles 20 de noviembre de 2019

2 minutos

Los alimentos procesados tienen mala fama por la cantidad de grasas que contienen

¿Son tan malos los alimentos procesados? (Bigstock)

¿Sabes por qué tienen tan mala fama los alimentos procesados? Antes de averiguar el porqué de esta creencia, es importante tener claro que existen distintas “categorías” de estos alimentos, es decir, los mínimamente procesados, los intermedios y los ultraprocesados. Conocer cada uno de ellos es una buena guía para tener presente qué tipo de alimentos estamos ingiriendo y hasta qué punto pueden perjudicar nuestra salud.

Alimentos poco procesados

A estos alimentos se les retiran las partes no comestibles, pero no llevan nada de grasas, azúcares, sal, etc. Alguno ejemplos, serían las nueces peladas o en general, los frutos secos sin cáscara, espinacas frescas en bolsa, carne y pescado congelado o en bandejas, té o café, según aclara el doctor Nicolás Romero en su libro Si te gusta comer, aprende a adelgazar (Ed. Mr).

Alimentos procesados

A los procesados a secas se les añaden azúcares, grasas, aditivos y otras sustancias. También se encuentran en este grupo los que se someten a métodos de conservación como salazón, encurtido, ahumado o curado. En este grupo podemos incluir las latas o botes de conservas, las verduras congeladas o las aguas minerales, entre otros.

Alimentos ultraprocesados

Estos alimentos se someten a procesos industriales para que puedan comerse de forma inmediata. Tienen grasas o azúcares añadidos, así como edulcorantes, colorantes, estabilizantes y aditivos que potencian el sabor. Aquí incluimos las galletas, las patatas de aperitivo, las sopas de sobre, las pizzas listas para el horno o microondas, salchichas, cereales de desayuno, embutidos…

¿Se pueden comer los alimentos procesados?

Desde la Organización de Mundial de la Salud, afirman que los más saludables son siempre los alimentos frescos, es decir, frutas, verduras, hortalizas, huevos… En cuanto a los alimentos procesados, hay informes que asocian un incremento de la obesidad al auge del consumo de estos productos, además de la hipertensión o el aumento del colesterol.

En cuanto a los alimentos ultraprocesados, encontramos estudios que asocian un incremento de la obesidad al auge del consumo de estos productos, además de la hipertensión o el incremento del colesterol. Además, muchos de los alimentos ultraprocesados poseen grasas trans por el proceso de hidrogenación parcial al que someten estos para su elaboración, que afectan negativamente a la salud cardiovascular.

La conclusión de los expertos es que a aunque los alimentos procesados no son los ideales, lo importante es llegar a un equilibrio y no obsesionarse. Se pueden introducir en la alimentación, pero sin que la basemos exclusivamente en ellos, es decir, incorporándolos de forma coherente en el conjunto de nuestra dieta.

0

No hay comentarios ¿Te animas?