Avances

El metabolismo de la glucosa y su relación con el cáncer: ¿qué hay de nuevo?

Mariola Báez

Foto: Bigstockphoto

Lunes 16 de septiembre de 2019

1 minuto

¿Son las células tumorales “adictas” a los azúcares presentes en el torrente sanguíneo?

El metabolismo de la glucosa y el cáncer

El primero que habló de esta posible conexión fue el médico alemán Otto H. Warburg, Premio Nobel de Fisiología o Medicina en 1931, que centró sus investigaciones en los distintos mecanismos a través de los cuales una célula obtiene energía para su propia supervivencia. Casi nueve décadas después, el estudio del metabolismo de las células tumorales, que indica que estas recurren a la glucosa en mayor medida que al oxígeno en el proceso de respiración mitocondrial, abre nuevas vías en las que profundizar a la hora de hallar nuevos tratamientos cada vez más efectivos frente al cáncer.

En este sentido, investigadores del Instituto Catalán de Oncología (@ICOnoticies) y del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvige (@idibell_cat), entre otras instituciones, trabajan desde hace años para concretar cuáles son los mecanismos que conectan el metabolismo con la generación de células madre tumorales.

El metabolismo de la glucosa y el cáncer

¿Qué tiene que ver la glucosa en el desarrollo del cáncer?

Sin ser expertos, lo que más llama la atención de los últimos estudios publicados sobre este tema es la posibilidad de que, tal vez, las causas genéticas no sean siempre las responsables de la aparición de un tipo determinado de cáncer, sino que este fuera consecuencia de una alteración que hubiese afectado, en los casos estudiados, al metabolismo de la glucosa.

Disminuir los niveles de glucosa en sangre, modificando la dieta y limitando la ingesta de hidratos de carbono para restar energía a las células madre tumorales, como método eficaz para favorecer, además, el efecto positivo de los distintos fármacos aplicados en tratamientos como la quimioterapia. Sin duda, se trata de una esperanzadora vía de investigación sobre la que se vuelve a incidir, intentando encontrar respuestas y soluciones efectivas frente a esta enfermedad.

Es importante recalcar que no se trata de caer en el error de afirmar que el consumo de azúcares incrementa el riesgo de padecer un cáncer. Las recientes investigaciones solo apuntan a que, quizás, la idea establecida de que esta es una enfermedad genética puede no ser cierta en todos los casos.

0

No hay comentarios ¿Te animas?