Avances

Trombosis y enfermedad oncológica: ¿existe alguna relación?

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Sábado 28 de septiembre de 2019

2 minutos

Padecer un cáncer puede suponer un riesgo mayor de trombosis, pero este se puede prevenir

trombosis y cáncer

Es esa posibilidad de detectar, de manera precoz, la predisposición de un enfermo de cáncer a sufrir un tromboembolismo venoso el gran avance derivado del estudio clínico ONCOTHROMB, llevado a cabo el pasado año por médicos e investigadores del Hospital de la Santa Creu I Sant Pau de Barcelona (@HospitalSantPau) y del Gregorio Marañón de Madrid, en el que participaron un total de ocho hospitales de toda España.

El vínculo entre la enfermedad tromboembólica venosa y el cáncer fue señalado por primera vez por el médico francés Arnaud Trousseau en 1865. Más de un siglo después, esta peligrosa relación se puede detectar a tiempo para evitar sus graves consecuencias.

El estudio, que ha contado con el apoyo de la Sociedad Española de Oncología Médica (@_SEOM) y con la colaboración de las compañías farmacéuticas Ferrer y Leo Pharma, analizó la efectividad de un novedoso test genético para predecir el riesgo de una trombosis en personas diagnosticadas de cáncer.

Trombosis y cáncer

¿Por qué es tan importante este avance médico?

Hay que recordar que la Enfermedad Tromboembólica Venonosa (ETV) es una patología grave por la presencia de coágulos que pueden dificultar u obstruir la correcta circulación del torrente sanguíneo. Los expertos consideran que hasta un 20% o un 35% de los pacientes con cáncer avanzado pueden sufrir una trombosis porque, entre otros motivos, los tratamientos oncológicos (quimioterapia o radioterapia) y el tiempo necesario de reposo (menos ejercicio y movimiento) son factores que incrementan el riesgo.

Conocer hasta qué punto un enfermo de cáncer puede desarrollar una trombosis va a permitir poner en marcha tratamientos más eficaces, basados en el uso de medicamentos anticoagulantes que consigan evitarla.

Los resultados del test son esperanzadores porque, según las conclusiones del estudio, con su capacidad de predicción y el tratamiento adecuado se podrían llegar a prevenir entre un 50% y un 70% de los casos de trombosis, incrementando además la calidad de vida de los pacientes.

Esta herramienta de diagnóstico pionera combina, en su análisis, múltiples datos de cada paciente, entre ellos las variantes genéticas de los distintos factores que intervienen en la coagulación. El resultado es una mayor capacidad para prevenir complicaciones en el tratamiento del cáncer y lograr una mejor recuperación.

0

No hay comentarios ¿Te animas?