Salud

Las causas que provocan el cáncer de estómago

65ymás

Lunes 18 de noviembre de 2019

4 minutos

La AECC explica cuales son los factores de riesgo, síntomas y prevención de este tipo de neoplasia

Las causas que provocan el cáncer de estómago

La Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) nos recuerda que a pesar de que el estómago puede ser el lugar donde asienten diferentes tipos de cáncer o incluso metástasis de otro tumor, el tumor maligno procedente de las células de la mucosa del estómago se denomina cáncer de estómago o cáncer gástrico que corresponde a una neoplasia relativamente poco frecuente en España, con una incidencia anual de cerca de 7.865 casos (4.863 varones y 3.002 mujeres).

Cáncer de estómago

El último informe elaborado por la Red Española de Registros de Cáncer (REDECAN) y el Instituto Nacional de Estadística (INE), calculó una mortalidad en el año 2017 de 5.154 pacientes. Sin embargo, esta menor incidencia de este tumor en España contrasta con el número de diagnósticos a nivel mundial, con cerca de 572.032 pacientes, lo que corresponde al 3.2% de todas las neoplasias que se diagnostican en todo el mundo.

Sus causas

Edad y sexo, factores de riesgo

Desde la AECC, explican que un factor de riesgo para un cáncer es cualquier agente que incrementa el riesgo de padecer dicho tumor, es decir, la persona expuesta a este factor posee más probabilidades de desarrollar la lesión maligna.

En la actualidad, se conocen factores que parece que poseen un papel primordial en el desarrollo del cáncer gástrico. Entre ellos destacan:

Edad: La neoplasia gástrica se presenta generalmente a partir de los 50 años. Como en la mayoría de los tumores a más edad mayor es el riesgo, tanto en hombres como en mujeres, de padecerlos.

Sexo: Los hombres poseen una tasa de cáncer de estómago dos veces mayor que las mujeres.

Antecedentes familiares: Aquellas familias con varios miembros diagnosticados de cáncer gástrico poseen una incidencia 2-3 veces mayor que el resto de la población.

Factores genéticos: En casos poco frecuentes, el cáncer gástrico puede estar relacionado con factores genéticos (por ejemplo en el Síndrome de Cáncer Gástrico Difuso Hereditario que está asociado a una mutación en el gen llamado cadherina).

Enfermedades benignas: Existen una serie de enfermedades benignas que en algunos casos se podrían considerar premalignas. Las más frecuentes son las siguientes:

  • Pólipos gástricos: sobre todo si son mayores de dos centímetros.
  • Infección por una bacteria llamada Helicobacter pylori (es la causa de la gran mayoría de las úlceras gástricas). Se trata con antibióticos y una vez que desaparece del estómago también lo hace el riesgo de cáncer.
  • Anemia perniciosa: es un tipo de anemia ocasionada por falta de vitamina B12. Estos pacientes poseen un riesgo 20 veces mayor para el cáncer gástrico que las personas sin este tipo de anemia.
  • Gastritis crónica atrófica: en esta enfermedad el estómago produce menos cantidad de ácido gástrico favoreciendo la aparición de un cáncer.
  • Cirugía gástrica previa: las intervenciones sobre el estómago predisponen al llamado cáncer de muñón. Para ello se requiere que hayan transcurrido más de 10 años desde la operación

Otros factores

  • Factores nutricionales: dieta muy rica en alimentos ahumados o conservados en salazón, así como dieta baja en frutas y verduras.
  • Factores ambientales: mala preparación de alimentos y el consumo de tabaco.

Los síntomas

Adelgazamiento

En fases precoces de la enfermedad el cáncer gástrico no produce ningún tipo de síntomas por lo que su diagnóstico en este momento, es generalmente accidental. Se diagnostica por pruebas que se realizan para descubrir otros problemas de salud. Esta es una de las razones por las que este tumor se suele diagnosticar en fases avanzadas de su crecimiento y muy pocas veces en estadios iniciales.

Una vez más es la Asociación Española Contra el Cáncer la que explica cómo, en general, los síntomas que puede provocar el cáncer de estómago son inespecíficos. Estos síntomas no son exclusivos del cáncer gástrico, porque pueden aparecer en la úlcera gástrica o en otras enfermedades. Sin embargo, ante la aparición de cualquiera de ellos, es fundamental acudir al médico para que realice el diagnóstico y tratamiento oportuno.

Los síntomas más frecuentes son los siguientes:

DolorLa presencia de dolor abdominal es frecuente entre pacientes con cáncer de estómago. Su localización suele estar situada en  la parte alta del abdomen, zona llamada epigastrio (boca del estómago). Su aparición se debe a la irritación de una serie de terminaciones libres o receptores del dolor situados específicamente en el músculo liso de la cavidad del estómago.

Sensación de plenitud: Es relativamente frecuente que, tras la comida, el paciente se siente lleno incluso ingiriendo poca cantidad de alimento. Ello puede deberse a que parte de la capacidad de llenado del estómago puede afectarse por la presencia del tumor en su interior.

Náuseas y vómitos: En ocasiones pueden aparecer náuseas y vómitos por irritación de la propia mucosa gástrica.

Pérdida de peso: Generalmente provocada por la falta de apetito y la dificultad para comer cantidades normales de alimento. 

Obstrucción o disfagia: Si el tumor está próximo a un esfínter (el cardias o el píloro) puede disminuir o cerrar la luz del mismo e impedir que el alimento pase al estómago o al intestino (obstrucción). En este caso puede haber disfagia, dificultad al tragar.  

Hemorragias: El tumor, al crecer en profundidad puede afectar a un vaso sanguíneo de la pared del estómago y provocar una hemorragia más o menos importante. Esta sangre suele salir con las heces dando lugar a heces negras o melenas.

Anemia: La pérdida constante de sangre (oculta o no) puede dar lugar a una anemia. Esta anemia se manifiesta por una serie de síntomas como cansancio, falta de aire, palidez, taquicardia (aumento del ritmo cardiaco), etc.

La prevención del cáncer de estómago

Frutas y verduras frescas

No está claro qué es lo que causa el cáncer de la unión gastroesofágica o de estómago, por lo que no hay manera de prevenirlo. Sin embargo, se puede adoptar medidas para reducir el riesgo de padecer cáncer de la unión gastroesofágica y de estómago modificando hábitos de vida cotidiana, como, por ejemplo:

  • Hacer ejercicio. El ejercicio regular está asociado a un menor riesgo de cáncer de estómago.   Hay que tratar de incorporar la actividad física en nuestra rutina y practicar ejercicio la mayoría de los días de la semana.
  • Comer más frutas y vegetales
  • Reducir la cantidad de alimentos salados y ahumados.
  • Dejar de fumar. Fumar aumenta el riesgo de padecer cáncer de estómago, así como muchos otros tipos de cáncer. Dejar de fumar puede ser muy difícil, pero si es necesario se puede pedir ayuda al médico. Recuerdan una vez más desde la AECC.
0

No hay comentarios ¿Te animas?