Salud

Así afectan las emociones a tu vida sexual

Olga Selma

Foto: Bigstock

Martes 13 de octubre de 2020

3 minutos

Así afectan las emociones a tu vida sexual

El envejecimiento trae consigo cambios físicos, tanto en los hombres como en las mujeres, que pueden afectar nuestra capacidad para disfrutar de las relaciones sexuales, ya que la sexualidad implica un equilibrio entre nuestras emociones y reacciones físicas. Pero son muchas las parejas mayores que encuentran una gran satisfacción en su vida sexual, porque ahora tienen más tiempo para dedicar a su pareja y disfrutan de una intimidad más profunda con la persona que ha sido su compañera de vida.

Sin embargo, otras personas pueden preocuparse de que sus parejas ya no los encuentren atractivos o de sus propias capacidades debido a los problemas físicos o enfermedades por las que han o están pasando. Todo ello crea un estado emocional que les impide disfrutar de una sexualidad plena. Además, la jubilación y los cambios en el estilo de vida que comporta entrar en cada nueva etapa vital, puede redundar en ansiedad y dificultades sexuales, tal y como indica el National Institute on Aging.

El poder de la comunicación

Cuando nos sentimos inseguros o poco dispuestos a las relaciones íntimas, los terapeutas recomiendan hablar abiertamente con nuestra pareja sin culpar a nadie. Igualmente puede útil hablar con un terapeuta, ya que muchos de los aspectos que derivan en problemas sexuales pueden tratarse.

Según la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard hacer un esfuerzo por salir de las rutinas y experimentar algo nuevo juntos puede ser una forma de despertar nuestro interés por el otro, de nuevo. Dedicar tiempo para disfrutar juntos y entender los cambios que estamos viviendo, así como exponer nuestras necesidades, temores y fantasías es más importante de lo que podemos imaginar.

En cuanto al deseo, es normal que con el paso del tiempo la conexión sexual entre la mente y el cuerpo no esté sincronizada. Pero podemos desarrollar más la parte mental del sexo, a través de pensamientos eróticos, fantasías y recuerdos. Un contacto físico afectivo que incluya abrazarse, besarse y tocarse puede evolucionar hacia una mayor intimidad y son diversos los estudios que lo corroboran.

Según un estudio realizado en 2018, los hombres tienen más probabilidades de querer romper con su pareja debido a los déficits de accesibilidad sexual que muestra en la relación, mientras que las mujeres presentan más probabilidades de querer romper debido a los déficits en la accesibilidad emocional. Sin embargo, independientemente del sexo, es más probable que, finalmente, sea la inaccesibilidad emocional la que acabe en ruptura. Porque una pareja que habla de sus emociones y se siente segura y comprendida para ser ella misma está más satisfecha, tiene una mayor autoestima y se muestra más predispuesta al contacto íntimo, en todas sus formas. Y ello está comprobado científicamente. Las investigaciones sugieren que, en las relaciones románticas a largo plazo, los niveles altos de intimidad se asocian con un mayor deseo sexual

Hablar de sexo

Cómo hablar de sexo

Las últimas encuestas nacionales británicas sobre actitudes sexuales y estilos de vida determinan que la mayor fuente de problemas sexuales en cualquier tipo de relación, y a cualquier edad, es la falta de comunicación. De forma que las conversaciones claras y con una actitud compasiva sobre sexo son necesarias

Si estás en una relación a largo plazo y no siempre has sido transparente sobre el sexo, puede ser difícil empezar ahora, pero nunca es tarde. Además puede que lo que nos hace sentir bien o nos interesa ahora haya cambiado y debemos hacérselo saber a nuestra pareja. Para ello, también deberemos demostrar que nos preocupamos por sus necesidades e inquietudes. Una forma de empezar la conversación es buscando puntos de conexión, por ejemplo recordando algo positivo que hayamos disfrutado juntos recientemente, e invitar a nuestra pareja a compartir sus pensamientos. Hacer nuevas propuestas será más fácil una vez creado un clima de confianza. 

En cualquier caso, hablar es un proceso colaborativo y bidireccional que nos puede aportar nuevas formas de avanzar como pareja, a cualquier edad. Y es que por más que pasen los años, no es necesario renunciar a la intimidad con la persona a la que queremos.

0

No hay comentarios ¿Te animas?