Salud

Cómo conservar los alimentos en verano

Olga Selma

Foto: BigStock

Martes 30 de junio de 2020

3 minutos

Cómo conservar los alimentos en verano

En verano es la época del año cuando aumenta el riesgo de toxiinfecciones alimentarias por los microorganismos (bacterias, virus o parásitos) que habitan algunos alimentos. Ejemplos de infecciones serían la salmonelosis y la hepatitis A; de intoxicaciones por ingestión de toxina preformada, el botulismo y la gastroenteritis por enterotoxina estafilocócica; y de las parasitosis, la triquinelosis y la anisakiasis, tal y como señala la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición

Este año, la pandemia de la Covid-19 ha conllevado que seamos más conscientes de los riesgos asociados a no seguir las recomendaciones de seguridad y extrememos las precauciones tanto durante la compra como en la manipulación de los alimentos en casa, aunque no hay pruebas de que un alimento pueda transmitir el coronavirus

Para evitar los riesgos de toxiinfecciones, desde el momento de la compra hasta su almacenaje, conviene cumplir con algunas reglas de conservación, ya que con menos de media hora, cualquier germen tiene suficiente tiempo para proliferar. 

Para mantener correctamente los alimentos, es importante no romper la cadena de frío. Por ello, primero compraremos los alimentos no perecederos; segundo, los alimentos frescos; y por ultimo, los congelados. Al llegar a casa, guardaremos nuestra compra siguiendo el orden inverso. Si algún alimento se ha descongelado, no podremos volver a congelarlo, siendo lo más recomendable cocinarlo o consumirlo lo antes posible. Asimismo, es importante poner disponer por separado los alimentos crudos y cocinados, para evitar cruces.

Conservar alimentos frescos

Alimentos frescos

Hacer la compra diariamente es la mejor de las opciones, pero dado que, a veces, no es posible, podemos seguir algunos trucos que nos permiten mantener los alimentos frescos más tiempo.

- Debemos lavar primero los lugares donde almacenamos la comida

- Haremos pequeños hoyos en las bolsas de verduras o frutas que guardemos en el refrigerador

- Los plátanos son las frutas que más gas etileno desprenden, por esta razón debemos mantenerlos alejados del resto de frutas y verduras

- No olvidemos mantener la cadena de frío en carnes y pescados, y retirar los posibles jugos antes de almacenarla

- El pan se conserva más fresco si lo guardamos en una bolsa de papel

- Para conservar quesos cortados, podemos cubrirlos con un poco aceite o mantequilla

- Una bolsa de papel con pequeños agujeros es la mejor forma de conservar el sabor y la frescura de alimentos como el ajo y la cebolla

- Las patatas ya peladas pueden conservarse hasta dos o tres días en un recipiente cubiertas con agua y unas gotas de vinagre 

En cuanto a las sobras de platos cocinados, debemos guardarlas herméticamente en el frigorífico y consumirlas en 48 horas, aunque es preferible congelarlas para evitar riesgos. Además, los productos recalentados deben llegar a los 70ª C al menos 15 segundos.

En la nevera

Como norma general, la temperatura de la nevera no debe superar los 4 grados, y la del congelador nunca debe ser superior a los 0 grados. Para ello, en los meses de verano hay que procurar no abrir en exceso la puerta, ya que el aire caliente implica un trabajo doble para el motor y el tiempo de recuperación de la temperatura daña los alimentos. Dentro del frigorífico, el frío se distribuye de diferente forma; la parte de arriba está mucho más fría que la de abajo, y los estantes de la puerta son el área más templada. Por ello guardaremos los lácteos, recipientes herméticos con comida cocinada y los embutidos en los estantes de arriba; los productos cárnicos y el pescado crudo, en el centro; y las verduras y frutas, abajo

Para saber más

A raíz de la pandemia de la Covid-19 son muchas las dudas que nos asaltan si queremos alimentarnos de forma segura. La dietista-nutricionista Beatriz Robles (@beatrizcalidad)  se ha convertido en un referente en temas de seguridad alimentaria y en su libro Come seguro comiendo de todo, nos explica cómo planificar bien la compra, poner el frigorífico a punto, ordenar la despensa, lavar los utensilios o manejar los tiempos y las temperaturas de cocción. Por ejemplo, una de las cosas que solemos hacer y no debemos es descongelar los alimentos en la encimera de la cocina, ya que "la temperatura de la cocina es adecuada para el crecimiento de microorganismos, que crecen a partir de 4,5 grados", explica Robles.

 

 

 

 

0

No hay comentarios ¿Te animas?