Cuídate

¿Qué ejercicios físicos me pueden ayudar a reducir el nivel de colesterol?

Mariola Báez

Miércoles 6 de noviembre de 2019

2 minutos

Caminar, nadar o dar un paseo en bicicleta te ayudará a mantener los niveles de colesterol a raya

Montar en bicicleta es un ejercicio beneficioso

No cabe duda de que tener el colesterol alto incrementa el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, por lo que, mantenerlo en los niveles adecuados, es una cuestión prioritaria. Algunos alimentos consiguen reducir su presencia en sangre, pero si realmente quieres que el colesterol no se convierta en un problema, tendrás que sumar, a tu dieta saludable, la práctica regular de ejercicio aeróbico. Estas son las actividades que más te convienen.

Un índice de colesterol en sangre muy superior a 200 mg/dl requiere tomar medidas para reducirlo, especialmente si gran parte de esa cantidad corresponde al llamado colesterol "malo" (LDL). Hay que recordar que el colesterol no es una sustancia dañina. Al contrario, es un tipo de grasa fundamental para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. Es su presencia excesiva lo que supone un peligro, por la posibilidad real de quedar depositado en las arterias incrementando el riesgo de sufrir dolencias de tipo coronario.

Deporte para reducir el colesterol

Los casos de colesterol elevado en niños y jóvenes son escasos (aunque están aumentando debido al abandono de la dieta mediterránea) pero, a medida que cumplimos años, la tendencia a que el colesterol suba es algo bastante común. Para evitar riesgos, es importante controlar periódicamente los niveles de colesterol y tomar dos medidas básicas:

  • Seguir una dieta equilibrada, baja en grasas poco saludables.
  • Hacer algo de ejercicio físico.

Los deportes aeróbicos, aquellos que implican acelerar el ritmo cardiaco y elevar el consumo de oxígeno, son los más adecuados para mantener el colesterol a raya, porque consiguen, por un lado, hacer que descienda el que resulta perjudicial (LDL) y, por otro, mantener o incluso elevar el “bueno” (HLD), imprescindible para el desarrollo de algunas de nuestras funciones vitales.

Caminar a paso ligero o incluso correr a trote si te gusta el running, pedalear en la bicicleta a ritmo moderado, nadar o jugar un partido de pádel son algunas actividades perfectas para luchar contra el colesterol alto mientras mejoras tu forma física general.

Una rutina aeróbica de intensidad baja en el gimnasio puede ser también una excelente alternativa. En este caso, lo recomendable es hacer ejercicios multiarticulares, aquellos que implican a los grandes grupos musculares sin forzarlos, por ejemplo: sentadillas, apertura de pecho, elevación de brazos y piernas, flexión de tronco... El objetivo de estos ejercicios y actividades deportivas es movilizar todo el cuerpo, quemando calorías y grasas al tiempo que consigues una mejora general del sistema circulatorio.

Lo ideal es desarrollar la actividad física que prefieras siempre a un ritmo bajo – moderado, sin que tu frecuencia cardiaca supere el 50% o el 60% de su capacidad total.

Por supuesto, la intensidad del ejercicio dependerá de tus características y de tu forma física, pero, en cualquier caso, para que este sea efectivo, la regularidad es importante. Practicar algún deporte de los señalados 3 o 4 veces por semana y por un tiempo mínimo de 30 minutos, contribuirá a que tu colesterol esté bajo control.

0

No hay comentarios ¿Te animas?