Cuídate

Cuidados básicos para evitar la sequedad en los labios y la aparición de grietas

Mariola Báez

Jueves 11 de abril de 2019

3 minutos

Hidratar y proteger su delicada piel es importante para lucir una sonrisa sana y bonita

Cuidados para evitar sequedad y grietas en labios (bigstock)
Mariola Báez

Jueves 11 de abril de 2019

3 minutos

Los labios son uno de los dos focos en los que se centra la mirada de quien se dirije a nosotros (el otro: los ojos). Son la parte externa de nuestra boca y requieren cuidados que no solo los mantengan más tersos y atractivos, sino también que eviten que se vuelvan proclives a la sequedad, a la descamación, a las molestas grietas e incluso a algunas patologías. Entre ellas hay que mencionar la queilitis angular (boqueras), la queilitis exfoliativa (excesiva y anormal descamación) o el herpes labial, enfermedad esta última posiblemente relacionada con el envejecimiento cutáneo, tal como señala la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG)

A medida que pasan los años, los labios pierden parte de su elasticidad por la menor presencia de colágeno y elastina en el organismo. Además, la Fundación Piel Sana recuerda que la dermis que recubre nuestros labios es extremadamente fina y muy sensible a los agentes externos como pueden ser el frío, los rayos solares, las calefacciones o el viento. Como primer consejo interesante, la Fundación señala que humedecer constantemente los labios, con nuestra propia saliva, no es el mejor método de hidratación, porque este hábito lo que hace es contribuir a aumentar su tendencia a la sequedad.

Cómo mantener unos labios sanos y bonitos

A veces son los grandes olvidados. Aplicamos en el rostro productos específicos, pero siempre excluyendo los labios y la zona que los rodea. En general, esta es una buena práctica, porque los labios requieren productos y cuidados específicos, pero resulta incompleta. Las claves para cuidar los labios son muy simples y pueden resumirse en:

  • Exfoliación. Es conveniente realizarla aproximadamente una vez al mes, especialmente si se aprecian pieles muertas debido a la sequedad. Debes intentar no “morderlas” tirando de ellas con tus propios dientes, porque podrías acabar haciéndote una herida. Los labios han de exfoliarse con precaución, sin utilizar nunca un producto que pudiera resultar demasiado agresivo. Algunos exfoliantes naturales, por ejemplo, una cucharada de aceite de oliva con un poco de azúcar, pueden irte muy bien. Extiende un poco de esta mezcla sobre tus labios y masajea, unos minutos, con la yema de tus dedos. Aclara con agua templada y seca con cuidado. 
  • Nutrición y protección. Hidratar, nutrir y proteger los labios es un gesto que debe formar parte de tu rutina de belleza diaria porque es la mejor medida preventiva frente a las dolorosas grietas. Es sencillo, tienes labiales específicos que hidratan y nutren al mismo tiempo y contienen, además, filtros para prevenir el fotoenvejecimiento cutáneo que provocan los rayos ultravioletas. Para pieles maduras, un bálsamo de aplicación nocturna y de acción reparadora en los labios, puede mejorar notablemente su aspecto y su salud.