Cuídate

Métodos seguros para retirar la piel muerta de los pies

Verónica Mollejo

Foto: BigStock

Miércoles 4 de marzo de 2020

3 minutos

No utilizar siempre zapatos cerrados o tener una buena higiene es clave para no crear piel muerta

Métodos seguros para retirar la piel muerta de los pies

La piel muerta o suelta que se forma en los pies es la forma en que estos exfolian y elimina naturalmente las células muertas. Puede acumularse debido a la falta de humedad si los pies están constantemente calzados, con calcetines cerrados o por la fricción de caminar o correr. También puede formarse si no se cuidan o lavan regularmente. Asimismo, la parte inferior puede parecer seca, agrietada, suelta o colgando.

Por lo general, no es doloroso, a menos que sea el resultado del pie de atleta, un eccema u otro tipo de infección. Si se sospecha que ese es el caso, es necesario consultar al médico para recibir tratamiento. De lo contrario, lo normal es eliminar la piel muerta por razones estéticas o porque es más cómodo. Bajo esta premisa, ¿a qué métodos puedes recurrir para deshacerte de ellas?

Piedra pómez

Una piedra pómez es una piedra de lava natural que puede ayudar a eliminar la piel muerta y los callos, según la farmacéutica Isabel Fustero en su artículo Cuidado de los pies. Para usarla, hay que sumergirla en agua tibia, al igual que los pies durante 10 minutos para suavizarlos. Después, se mueve suavemente la piedra con movimientos circulares o laterales alrededor del pie.

Es importante concentrarse en eliminar la capa superior y no toda el área de piel muerta, lo que ayudará a promover la renovación celular saludable. Al terminar se aplica una loción o aceite para ayudar a suavizar. Nunca se debe usar piedra pómez en áreas lesionadas o doloridas.

¿En qué consisten y cómo te pueden beneficiar los estimuladores de pies?

Cera parafina

Muchos salones de uñas ofrecen cera de parafina como complemento para un tratamiento de pedicura. La parafina es una cera suave que se derrite a una temperatura media de alrededor de 51°C y no debe estar lo suficientemente caliente como para quemar o irritar. Pero también se puede hacer un tratamiento de cera de parafina en casa usando un baño en el hogar, derritiéndola previamente y luego sumergiéndolos.

Durante un tratamiento con parafina, se sumergirán los pies varias veces. Después de aplicar varias capas de cera, se envuelven en plástico. Cuando la cera se endurece, se puede quitar. Cualquier piel muerta se eliminará junto con la cera. No se debe utilizar la parafina si se tiene mala circulación sanguínea, un sarpullido o una llaga abierta. Y también si se ha perdido la sensación en los pies, como por neuropatía diabética.

Exfoliante de pies

La mayoría de las farmacias venden diferentes exfoliantes para pies sin receta y uno con gránulos que ayudará a eliminar la piel muerta. Pero también se puede hacer uno de forma casera diluyendo dos cucharadas de sal en cantidades iguales de aceite para bebés y jugo de limón. Para usar un exfoliante, se aplica directamente sobre el pie y se frota suavemente con la palma de la mano, o con un cepillo o esponja. Tras llevar este proceso a cabo, se enjuaga bien con agua tibia.

Avena

La avena puede resultar útil para hacer un exfoliante y eliminar la piel muerta. Se mezclan partes iguales de avena con agua de rosas o leche para hacer una pasta. Luego se unta en los pies y se deja reposar de 20 a 30 minutos. Se recomienda usar un cepillo, enjuagar con agua fría y dejar que se sequen. Por último, se aplica una loción para pies.

Remedios para acabar con los callos de los pies

Sal Epsom en remojo

La sal de Epsom es una forma cristalina de sulfato de magnesio, un compuesto mineral. Se pueden remojar los pies en ella, lo que puede ayudar a exfoliar y suavizarlos cuando están secos y agrietados. Esto, a su vez, ayuda a eliminar la piel muerta.

Para hacerlo, se vierte media taza de sal Epsom en un baño o en una bañera llena de agua tibia. Luego se remojan hasta 20 minutos y en ese momento se puede usar una piedra pómez o un cepillo para ayudar a eliminar cuando está seca. Para crear un exfoliante de sal de Epsom, en la ducha o en el baño, se mezcla un puñado con una cucharada de aceite de oliva en la mano o en una esponja de baño. Finalmente, se frota suavemente sobre la piel húmeda para exfoliar, suavizar y eliminar la que queda colgante antes de enjuagar con agua.

Remojo en vinagre

Los baños de vinagre pueden ayudar a suavizar los pies y eliminar la piel muerta, seca o agrietada. Se puede usar casi cualquier tipo de vinagre, el de manzana o el vinagre blanco son opciones populares, y están en casi todas las cocinas. Se usa agua fría para crear el remojo, ya que el agua caliente puede resecar más. Una parte de vinagre por dos de agua sirve como guía general. Se remojan de 5 a 10 minutos.

Luego se aplica humectante, vaselina o aceite de coco antes de ponerse los calcetines para sellar la humedad después de remojar el vinagre. Este tratamiento se realiza solo algunas veces a la semana.

0

No hay comentarios ¿Te animas?