Deporte para mayores

Un estudio muestra que el ejercicio aeróbico podría retrasar el deterioro cognitivo

65ymás

Martes 23 de junio de 2020

3 minutos

Existe un vínculo la actividad cardiorrespiratoria y la materia gris y el volumen cerebral total

Cómo empezar a correr desde cero siendo mayor

Los ejercicios aeróbicos o de resistencia son aquellos que implican una intensidad regular y que se mantienen en el tiempo. Algunos de ellos son caminar, correr, montar en bici, bailar o nadar. Se sabe que aportan importantes beneficios para la salud de la población en general y de los mayores. Una nueva investigación ha descubierto que además puede retrasar los cambios cognitivos que se producen en el cerebro con el paso del tiempo.

Contra el deterioro cognitivo

La investigación la ha desarrollado un equipo de científicos del Centro Alemán de Enfermedades Neurodegenerativas y se ha publicado en Mayo Clinic Proceedings. En ella se muestra un vínculo entre la actividad cardiorrespiratoria y la materia gris y el volumen cerebral total, ambos relacionados con el deterioro cognitivo y el envejecimiento.

El tejido del cerebro está formado por materia gris, que constituye zonas del sistema nervioso central integradas por distintos tipos de neuronas, y filamentos o materia blanca. La cantidad de materia gris se considera en ocasiones directamente proporcional a la inteligencia de un ser vivo, pues parece tener un vínculo con habilidades diversas además de las cognitivas. Con esta investigación se comprobó en concreto que un mayor consumo de oxígeno suponía un mayor volumen de esta sustancia grisácea.

En el estudio participaron 2.013 adultos de dos cohortes independientes del norte de Alemania, y se les examinó en distintas fases entre los años 1997 y 2012. Lo que se analizó fue la aptitud cardiorrespiratoria empleando el consumo máximo de oxígeno y otros elementos, mientras los participantes hacían uso de una bicicleta estática, a par que se examinaba la resonancia magnética cerebral.

Estos son los típicos errores que cometen las personas mayores al nadar

En mayores también

En el editorial sobre los resultados del estudio, el neurólogo de la Clínica Mayo, Ronald Petersen, asegura que el efecto medido sobre la influencia del ejercicio en las estructuras del cerebro que intervienen en la cognición, en lugar de la función motora, es lo más llamativo de las conclusiones. Esto muestra una evidencia indirecta de que este tipo de actividad puede tener un impacto positivo en la capacidad cognitiva además de permitir que nos mantengamos en forma físicamente. Otra característica importante del análisis es que los resultados se pueden aplicar también a los mayores. Se sabe que el ejercicio proporciona múltiples beneficios a estas edades, pero conocer que puede además aportar ventajas en el cerebro en esta etapa de la vida, es en opinión del experto algo muy bueno y que es necesario empezar a valorar.

Lo que han descubierto los investigadores es que los ejercicios aeróbicos incrementan el volumen de la materia gris en regiones específicas y relevantes para los cambios cognitivos que se producen al envejecer, entre los que se añaden algunos propios de la enfermedad de Alzheimer. Realmente estas conclusiones no son del todo novedosas, pues varias investigaciones han corroborado que una buena condición física mejora la funcionalidad de los vasos sanguíneos del cerebro. Sin embargo, “este documento es importante debido a los datos volumétricos que muestran un efecto sobre la estructura del cerebro”.

Los expertos aseguran que aún se debe ahondar en esta correlación, pero la información obtenida en este nuevo análisis es única y permite seguir avanzando en este sentido. Y es un motivo más para promocionar la actividad física entre los mayores.

¿Qué diferencias hay entre el ejercicio anaeróbico y el aeróbico? (big stock)

Recomendaciones

Evidentemente no todo consiste en practicar deporte. Esta actitud se debe compaginar con otros hábitos saludables. Hay que tratar de mantener un peso adecuado a cada constitución, evitar el tabaco y el consumo de alcohol, controlar la presión arterial y los niveles de colesterol y de azúcar en sangre, ya que todas estas costumbres pueden dañar al corazón y otros órganos, a pesar de practicar actividades deportivas.

En la Guía de Ejercicio Físico para Mayores de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), se indica que lo recomendable es hacer actividad aeróbica al menos cinco veces por semana. Esta se puede intercalar con sesiones de entre veinte y sesenta minutos cada una, y siempre comenzando de forma lenta para ir aumentando la intensidad de forma progresiva.

Además de obtener los beneficios citados para la actividad cerebral, mejora la función cardiovascular, disminuye la frecuencia cardiaca basal y la tensión arterial, y a su vez contribuye a que desciendan las cantidades de glucosa y colesterol en sangre.

Este tipo de actividad mejora en general el estado de ánimo y hace que nos sintamos con más energía, de modo que ayuda a tener más vitalidad a la hora de desempeñar distintas acciones propias de la vida cotidiana, como puede ser el mero hecho de hacer la compra. Junto a todo lo citado, cabe destacar que previene y retrasar la aparición de algunas enfermedades frecuentes en las personas mayores como todas las que tienen que ver con el buen funcionamiento del corazón, los accidentes cerebrovasculares, la diabetes, y al mismo tiempo posee un efecto protector contra algunos tipos de cáncer y favorece la salud de forma genérica.

0

No hay comentarios ¿Te animas?