Deporte para mayores

Prepara tu cuerpo para ponerte a nadar con estos ejercicios

Carlos Zapatero

Jueves 11 de abril de 2019

2 minutos

Estirar antes y después de la actividad física es vital para prevenir lesiones

Prepara tu cuerpo para entrar a nadar con estos ejercicios (big stock)

Según la Federación Española de Actividades Dirigidas y Fitness, los estiramientos ocupan una parte importantísima en la práctica deportiva. Pese a que en muchos casos tendemos a olvidarnos de ellos, es conveniente realizarlos tanto antes del entrenamiento como en su finalización.

Su objetivo principal es preparar al músculo para el ejercicio que vamos a realizar, así como trabajar su flexibilidad de cara a posibles lesiones. En el medio acuático también es importante que trabajemos la resistencia de nuestra musculatura. Por ello, hemos seleccionado tres ejercicios que conviene hacer antes de entrar en el agua.

Trabaja el tren superior

La natación es uno de los deportes más completos que existen. Es una de las pocas actividades en las que el tren superior y el inferior trabajan con la misma intensidad. Por ello, es importante que sepamos cómo preparar ambas zonas de nuestro cuerpo.

En el tren superior es importantísimo calentar nuestros hombros. Para realizarlo, bastará con simular el ejercicio que vamos a realizar en el interior del agua. De pie, con los brazos estirados hacia delante formando un ángulo recto con nuestro cuerpo, tendremos que mover de manera alterna el brazo derecho y el izquierdo, dibujando el mismo movimiento circular que realizamos en la piscina. Es conveniente que hagamos el ejercicio tanto hacia delante como hacia detrás

Otro de los estiramientos que podemos hacer antes de entrar al agua es el trabajo de dorsal y de pecho. Para ello, pondremos nuestros brazos completamente estirados hacia los lados, en forma de cruz, y haremos movimientos para llevarlos hacia delante y cruzarlos completamente. Repetiremos le acción hacia detrás, estirando al máximo nuestro pecho. 

Movilidad articular en el tren inferior

Si tenemos una piscina libre para poder estirar dentro del agua, podremos maximizar los beneficios de los estiramientos, como consecuencia de la resistencia de la misma. En cualquier caso, también se pueden realizar antes de entrar.

Con el fin de favorecer nuestra movilidad articular, tendremos que caminar alargando la zancada todo lo que podamos durante una distancia aproximada de 10 metros. De esta manera, prepararemos nuestra cadera y nuestras rodillas para todos los movimientos que vamos a realizar en el interior de la piscina. 

0

No hay comentarios ¿Te animas?