Deporte para mayores

Los múltiples beneficios de ejercitarse en familia

Olga Ortega

Lunes 27 de abril de 2020

3 minutos

Si estamos pasando el confinamiento en compañía de hijos y nietos, es momento de entrenar juntos

Los beneficios de ejercitarse en familia

La práctica de ejercicio que involucra a todos los miembros de la familia no sólo es un excelente recurso lúdico, de reafirmación de lazos y de aprendizaje, sino que también es una manera insustituible de prevenir enfermedades y mantener el cuerpo en forma.  Si estamos pasando el confinamiento por el COVID-19 en compañía de nuestros hijos y nietos es momento para entrenar juntos.

El deporte ha acompañado al hombre desde épocas muy antiguas. Pueblos y civilizaciones de todos los tiempos han vinculado el deporte a la educación de niños y jóvenes, al cuidado del cuerpo, al desarrollo de habilidades y a la adquisición de valores morales y sociales. Hoy en día, su dimensión como instrumento para mantener una buena salud, tanto física como psíquica, es la que más persiste.

En este sentido, la familia es un espacio insustituible para crear conciencia sobre la importancia del cuidado personal y aprender hábitos saludables. Además, la práctica de actividades físicas, si se hace a diario, puede contribuir a disminuir los síntomas de algunas enfermedades crónicas, y es una manera de relacionarnos, sentirnos mejor emocionalmente y distribuir la energía del día a día.

fragilidad ejercicio

Beneficios psicológicos y sociales

Si la práctica de deportes es por sí misma una fuente significativa de beneficios, el hacerlo en familia lo convierte en una actividad muy provechosa para propiciar y mejorar la comunicación, y fortalecer las relaciones, ya que proporciona momentos divertidos y de complicidad, se aprende a trabajar en equipo y es un vehículo para reforzar valores.

El deporte nos brinda la oportunidad de enseñar a los niños dos cosas fundamentales. Por un lado, a esforzarse, a ser constantes y a maximizar las posibilidades personales para alcanzar una meta y, por otro, a tolerar la frustración, es decir, aprender que a veces se pierde, pero que también es normal.  

Predicar con el ejemplo

La medicina preventiva ha encontrado en el deporte un gran aliado porque está más que probado que éste ayuda a retrasar enfermedades y patologías cardiovasculares y disminuye patologías crónicas como la artrosis, la osteoporosis, la diabetes o la obesidad. Es por ello, que estos días, en los que la inactividad forma parte de nuestras vidas, al mucho tiempo sentados en espacios reducidos, es un buen momento para entrenar y jugar en familia.

Y nada mejor que inculcar el hábito deportivo a los más pequeños predicando con el ejemplo. Si los adultos son aficionados al deporte y lo practican, será mucho más sencillo introducir a los más pequeños en su práctica. Si no lo son, cualquier momento es bueno para iniciarse en el ejercicio físico, siempre que respetemos las edades de los participantes, sus gustos, la forma física de cada uno y no lo hagamos como una imposición. 

Ejercicio en casa

Mens sana in corpore sano

La teoría que acompaña a las diferentes actividades físicas que se realizan hoy en día, coincide en apuntar que mente y cuerpo caminan a la par y lo que afecta a uno influye en otro y viceversa. El Instituto Nacional del Envejecimiento (National Institute on Aging), distingue tres tipos de ejercicios básicos para el entrenamiento: los de resistencia, de fortalecimiento y de equilibrio.

Los ejercicios de resistencia aumentan la respiración y el ritmo de los latidos del corazón mientras que los ejercicios de fortalecimiento incrementan los músculos poniéndolos más fuertes. Por su parte, los ejercicios de equilibrio, además de fortificar la musculatura, ayudan a prevenir un grave problema en las personas mayores: las caídas, una causa permanente de fractura de caderas y otras lesiones. Por ultimo, los ejercicios de estiramiento ayudan a conservar el cuerpo fuerte y flexible.

Esta actividad más intensa contribuir a que sea nos más fácil hacer cosas como levantarnos de una silla, subir escaleras, cargar las compras del supermercado, abrir frascos y también jugar con nuestros nietos. 

En la actualidad existe una infinidad de opciones, disciplinas y modalidades deportivas donde escoger y que pueden realizar desde los más pequeños hasta los abuelos, también sin salir de casa. El proyecto Vivifrail (http://vivifrail.com/es/inicio/), por ejemplo, desarrollado dentro de la Estrategia de Promoción de la Salud y Calidad de Vida en la Unión Europea, proporciona ruedas de ejercicios específicos para cada nivel funcional. 

0

No hay comentarios ¿Te animas?