Practicopedia

Neurobics: ejercicios para mantener en forma tu mente durante el confinamiento

Anna Aumatell

Sábado 18 de abril de 2020

2 minutos

Contribuyen a que el cerebro deje de funcionar de manera automática

Neurobics: ejercicios para mantener en forma tu mente durante el confinamiento

Nadie pone en duda los beneficios de la actividad física –adaptada a cada edad y condición– para mantener el cuerpo en buena forma. Pero hay que tener en cuenta también los ejercicios pensados para nuestra mente, que facilitan que el cerebro esté 'en movimiento' y, por tanto, en buen estado. Algo más necesario que nunca en un periodo de confinamiento como el actual. 

Utilizaremos para conseguirlo una propuesta de investigadores de la Universidad de Duke (EE.UU.) que crearon los neurobics, unos ejercicios para desafiar la mente y obligarla a encontrar nuevas formas de pensar. 

Los ejercicios neuróbicos se centran en la utilización de los cinco sentidos físicos y el sentido emocional para romper con las rutinas diarias. Se trata de propuestas sencillas e ingeniosas para aplicar en nuestra vida cotidiana que conseguirán retar a nuestra mente y, por tanto, mantenerla en buena forma. 

 

Estos ejercicios ayudan a retrasar el envejecimiento cerebral

 

A continuación, mostramos varios ejemplos de ejercicios neuróbicos que pueden adaptarse a nuestro día a día fácilmente:

- Realizar tareas con la mano opuesta a la que siempre utilizamos (aguantar un vaso, usar el mando a distancia, cepillarse los dientes, etc.). Parece fácil pero no lo es y requiere esfuerzo y concentración. 

- Otra forma de retar a nuestra mente es ponerse el reloj en el brazo contrario donde habitualmente se lleva. 

- Prescindir del sentido de la vista también es un buen ejercicio como vestirse con los ojos cerrados o probar a reconocer alimentos por su sabor

- Otra propuesta es informarse a primera hora del día de las noticias y, más tarde, hacer una lista recordando las más importantes.  

- Más ideas pasan por leer una palabra al azar y pensar otras cinco que empiecen con la misma letra o escoger una fotografía en una revista, mirarla con atención para luego buscar varios adjetivos para describirla.

- Por otra parte, con el uso de las agendas de los móviles, cada vez memorizamos menos números de teléfono. Este ejercicio consiste en aprenderse cada día algún número de teléfono o también puede ser útil memorizar la lista de la compra.  

- Y acabamos con la tarea de aprender el significado de una palabra nueva cada día consultando el diccionario y, además, intentar usarla en una conversación. 

Todas estas propuestas son formas de romper la rutina, y provocan que el cerebro deje de funcionar de manera automática, lo que facilita su agilidad y activación. 

0

No hay comentarios ¿Te animas?