Salud

¿Es cierto que dormimos menos a medida que envejecemos?

Victoria Herrero

Domingo 8 de diciembre de 2019

2 minutos

Con la edad van disminuyendo las necesidades del sueño y este se vuelve más ligero

Dormimos menos cuando envejecemos (bigstock)

Dormir como un bebé horas y horas. Eso es lo que ansiamos muchos a medida que vamos cumpliendo años. Y es que, ¿cuáles son los motivos por los que dormimos menos horas de forma proporcional a la suma de años vitales?

Es cierto que no todas las personas necesitan el mismo número de horas para estar descansadas y afrontar con energía el día siguiente. Sin embargo, la mayoría tienen en común que sus necesidades del sueño disminuyen con la edad.

Como explican desde Sanitas (@sanitas_atiende), "con el tiempo, los patrones de sueño cambian y la mayoría de las personas se enfrentan a más dificultades para quedarse dormidos, además de que se despiertan más veces durante la noche y se levantan antes. Otra característica del sueño en los individuos de edad avanzada es que su despertar matinal es más abrupto porque su sueño es más ligero y menos profundo". 

No se trata de algo patológico, concretan, sino de una evolución natural de toda persona desde el sueño que se tiene cuando se es bebé, luego adolescente, posteriormente adulto y finalmente con una edad más avanzada. Unas personas mayores que, además, suelen presentar cuadros de diversas molestias relacionadas con ese peor descanso debido a enfermedades, preocupaciones o malos hábitos que hacen que no se logre conciliar el sueño. 

¿Por qué dormimos menos?

La explicación a esta reducción de las horas de sueño y a ese dormir más liviano debemos buscarla en nuestro cerebro. A medida que se envejece se pierden conexiones neuronales por lo que es más complicado recoger las señales de somnolencia. Es decir, el cerebro no procesa como antes la necesidad de dormir.

Esta falta de sueño no es consecuencia directa de cumplir años, sino que comienza mucho antes. Empezamos a notar esos primeros síntomas cuando vamos superando la treintena. Síntomas que intervienen como una de la causas del envejecimiento

Patrones para una buena rutina de sueño

Así, pese a que con la edad ya no podamos dormir del tirón todas las horas que nos gustaría, no está de más conocer algunos consejos para, al menos, tener una buena rutina de sueño y favorecer el descanso nocturno

  • Levantarse y acostarse a la misma hora más o menos, incluso durante los fines de semana y las vacaciones.
  • Lo mejor es que la siesta no dure más de media hora. 
  • Un paseo al final de la tarde es beneficioso para relajar nuestra mente. 
  • Evita las bebidas estimulantes, el alcohol o fumar antes de acostarte. 
  • La habitación donde duermes debe estar en silencio, sin nada de luz, además de ventilada y ser cómoda. 
  • Nada de llevarnos a la cama el móvil o la tablet.
0

No hay comentarios ¿Te animas?