Salud

Un estudio concluye que la pérdida auditiva leve también causa deterioro cognitivo

Toni Esteve

Foto: Bigstock

Lunes 16 de noviembre de 2020

1 minuto

El sobresfuerzo intelectual para seguir una conversación es uno de los síntomas

Causas de la pérdida auditiva relacionada con la edad
Toni Esteve

Foto: Bigstock

Lunes 16 de noviembre de 2020

1 minuto

La pérdida auditiva leve se da cuando el sonido más bajo que una persona puede percibir se sitúa entre los 25 y los 40 dB. En estas circunstancias, quienes la sufren experimentan dificultades para seguir el hilo de una conversación, especialmente en entornos ruidosos. Ahora, un estudio llevado a cabo en Estados Unidos, y que recoge la Asociación Europea de Fabricantes de Aparatos Auditivos (@Hear_it), ha puesto de manifiesto que las personas mayores sufren deterioro cognitivo provocado por la pérdida auditiva aun si esta es de tipo leve. Concretamente, en los mayores el desgaste mental se produce incluso con una pérdida auditiva de no más de 15 dB.

El estudio norteamericano (Asociación de la pérdida auditiva subclínica con el rendimiento cognitivo, publicado en la revista JAMA Otolaryngology Head & Neck Surgery @JAMAOto) contó con 6.451 participantes de dos estudios distintos: un estudio sobre salud en la comunidad hispana con participantes de 50 años o más y un estudio sobre salud y nutrición sobre la población general en los EE UU.

Causas de la pérdida auditiva súbita

 

Una de las principales causas de la pérdida de audición es el envejecimiento. Según la EHIMA la capacidad auditiva empeora a partir de los 30 o 40 años y, al alcanzar los 80 años, más de la mitad de las personas sufren una pérdida auditiva significativa. En parte, esto sucede porque cuando nos hacemos mayores las llamadas células ciliadas del oído interno comienzan a morir.

En el caso de la pérdida auditiva leve, los pacientes se ven obligados a un sobresfuerzo intelectual para decodificar el mensaje oral, lo que provoca que no lleguen a procesar toda la información y el significado de las palabras, por lo que el cerebro se pierde ciertos estímulos que ayudan a mantenerlo en forma. Se podría explicar diciendo que hay ciertas partes de una conversación que entendemos sin pararnos a pensarlas, pero si no podemos procesar esa parte la información lo suficientemente rápido y debemos detenernos a decodificar todas las palabras del mensaje, empiezan a escapársenos ciertas aspectos de la conversación.

Según la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (@seggeriatria), el Deterioro Cognitivo Leve es “una situación que intenta agrupar a estados intermedios que hay entre una cognición normal y una situación de demencia de inicio. La diferencia fundamental con la demencia es que en situaciones de DCL no hay una interferencia con las capacidades para realizar actividades de la vida diaria desde el punto de vista intelectual. En la demencia, el déficit intelectual si compromete la autonomía del paciente”.

Con estos parámetros, la detección de este deterioro leve es sumamente importante para evitar que derive en demencia. Así que cuando alguien ya no puede seguir el hilo de una conversación, tiene dificultades para decodificar los mensajes orales, o sencillamente ya no es capaz de escuchar el ruido que hacen algunos electrodomésticos, es que puede tener síntomas de pérdida de audición que hay que vigilar para que no deriven en problemas mentales.

Escribe tu comentario aquí 0
0

No hay comentarios ¿Te animas?