Fisioterapia

Drenaje linfático manual, una técnica de masaje que ayuda a evitar la retención de líquidos

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Martes 2 de julio de 2019

2 minutos

Favorecer la correcta circulación de la linfa puede mejorar múltiples afecciones

Masaje linfático

El drenaje linfático no es un tipo de masaje que puedas darte simplemente para relajarte o aliviar la tensión muscular. Se trata de una técnica manual con fines terapéuticos específicos. La Sociedad Española de Medicina Estética (SEME) destaca como uno de sus principales efectos positivos su capacidad para actuar con eficacia ante la presencia de edemas que provocan hinchazón por acumulación de líquidos, aunque su acción beneficiosa para el organismo tiene distintas aplicaciones.

El masaje linfático, que siempre han de realizar manos expertas, fisioterapéutas o especialista en medicina estética, implica una serie de movimientos suaves, precisos y repetitivos encaminados a favorecer la circulación linfática, indispensable en el proceso de eliminación de toxinas y sustancias de desecho del organismo.

Además de esta función, el sistema linfático, directamente relacionado con nuestro sistema inmunológico, también interviene ante las posibles infecciones que puedan provocar virus, bacterias o cualquier sustancia considerada extraña. 

Principales aplicaciones y beneficios del masaje linfático

La función depurativa es lo que hace que el correcto funcionamiento del sistema linfático resulte imprescindible para gozar de una buena salud general. Los masajes cuyo fin es su reactivación tienen múltiples aplicaciones y pueden aportar grandes beneficios

Un masaje que favorezca el drenaje linfático ayuda a eliminar solo los líquidos sobrantes, ayudando a la correcta absorción de aquellos que son necesarios. Favorece, además, la circulación sanguínea, mejorando las defensas del organismo y aliviando situaciones de estrés por sus efectos relajantes.

En general, el masaje linfático evita la formación de edemas (inflamación por acumulación de líquidos), por lo que es recomendable en numerosos procesos post operatorios, como puede ser una masectomía que pueda acabar afectando a los ganglios linfáticos situados en la zona de la axila, tal como señala la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM).

Este masaje también resulta efectivo tanto para mejorar dolencias relacionadas con medicina interna, como para proporcionar buenos resultados en medicina estética. Problemas de celulitis, hinchazón en un área determinada sin que exista motivo aparente, patologías gastrointestinales como el estreñimiento, enfermedades reumatológicas o aquellas relacionadas con la mala circulación de retorno, como por ejemplo el síndrome de las piernas pesadas y cansadas o incluso problemas relacionados con la piel, pueden mejorar con este tipo de masajes que siempre deben contar con el correspondiente asesoramiento médico.

0

No hay comentarios ¿Te animas?