Preguntas

¿Convienen las duchas de agua fría en las piernas para mejorar la circulación sanguínea?

Mariola Báez

Martes 12 de marzo de 2019

2 minutos

El agua fría puede aliviar los síntomas que provoca la Insuficiencia Venosa Crónica (IVC)

Duchas de agua fría en las piernas (Bigstock)

Según un estudio realizado por los Laboratorios Cinfa en colaboración con el Capítulo Español de Flebología y Linfología (CEFyL), son muchas las personas en España a las que preocupa padecer síntomas relacionados con la mala circulación como son la sensación de pesadez en las piernas generalmente acompañada de dolores y calambres.

Estos síntomas pueden estar relacionados con una Insuficiencia Venosa Crónica (IVC), una enfermedad que radica en la dificultad que presentan las venas para realizar, de manera correcta, el retorno de la sangre al corazón.

Esta dolencia tan común que, en principio, no reviste gravedad, puede acabar desencadenando otras complicaciones como la aparición de varices o el incremento del riesgo de presencia coágulos (tromboflebitis) tal como señala el CEFyL. Un estilo de vida saludable, que incluya algo de ejercicio moderado, y normas posturales básicas, como elevar los pies cada vez que se tenga ocasión o no permanecer demasiado tiempo de pie e inmóvil, son buenos consejos para prevenir esta dolencia que puede mejorar, de forma notable, con duchas de agua fría en las piernas.

 duchas de agua fria en la piernas (bigstock)

Duchas de agua fresca en las piernas para reactivar la circulación

Es cierto que el suave masaje que podemos aplicar en las piernas con el agua fría que sale de la ducha puede ayudar a mejorar la circulación sanguínea de retorno. Las venas se encargan de transportar la sangre de vuelta al corazón y en caso de las de las piernas, han de “luchar” contra la fuerza de la gravedad a cada paso que damos. El agua fría, aplicada en sentido ascendente, de los tobillos hacia la rodilla, es un excelente masaje para ayudar a la reactivación de esa circulación que tiene como objetivo retornar al corazón.

Tal como asegura la Asociación Cuida tus Venas, el agua fresca en las piernas activa la función venosa aliviando la sensación de pesadez y el dolor. Además, a la hora de prevenir patologías relacionadas con la mala circulación, ofrece otra serie de recomendaciones importantes, entre ellas: realizar actividades deportivas como caminar o montar en bici, que favorezcan la correcta irrigación; evitar el sobrepeso, llevar un tacón adecuado (2 – 3 cm.) y realizar sencillos masajes, desde el pie hasta el muslo, que ayuden a aumentar la velocidad del retorno venoso.

0

No hay comentarios ¿Te animas?