Fisioterapia

¿Qué opciones hay frente a los problemas de artrosis de rodilla?

Carlos Zapatero

Jueves 21 de noviembre de 2019

2 minutos

Siete millones de personas padecen este dolor. ¿Conoces cómo puedes combatirlos?

Liberate de los problemas de artrosis de rodillas con estos eficaces tratamientos (Pixabay )

La artrosis es la enfermedad relacionada con las articulaciones más frecuente en España. La padecen, actualmente, un total de 7 millones de personas únicamente en el territorio español.

En torno a ella, pese a su frecuencia, existe un cierto desconocimiento derivado de una mala concienciación social. Y es que, pese a que está comúnmente relacionada con la edad adulta, lo cierto es que cada vez son más las personas jóvenes que sufren de esta patología.

¿Cuáles son sus síntomas?

Liberate de los problemas de artrosis de rodillas con estos eficaces tratamientos (Pixabay)

El síntoma más frecuente es, sin duda, el dolor que se sufre en la zona de la rodilla. Sin embargo, pese a ser el principal, no es el único. Aspectos tales como la rigidez o la pérdida del rango de movimiento son otros de los más frecuentes. En este sentido es importante presentarse en el traumatólogo en los primeros momentos en los que comienza a aparecer el dolor. Pues, si decidimos obviar los primeros síntomas, puede acabar convirtiéndose en un dolor crónico que nos acompañará para el resto de nuestra vida.

Tratamientos eficaces para curar la artrosis de rodilla

Por la naturaleza de esta patología y teniendo en cuenta lo que apunta la Fundación Española de Reumatología nos encontramos principalmente con dos vías de acción que permitirán aliviar por completo el dolor al paciente.

  • En primer lugar, una de las opciones más populares para tratar la artrosis pasa por el uso de medicamentos; especialmente analgésicos y antiinflamatorios, que son los que van a permitir que, mediante su toma, puedas recuperar el ritmo de vida normal sin ningún dolor. En lo relacionado con el uso de fármacos, hay dos opciones. Por un lado, los de acción rápida –entre los más conocidos se encuentra el Paracetamol, por ejemplo– y por otro, los de acción lenta, a los que se suele recurrir cuando no hay perspectivas de mejora a corto plazo. Su principal objetivo no es la curación como tal, sino frenar al máximo el avance de la enfermedad.
  • En segundo lugar, en según qué situaciones, una de las mejores opciones es pasar directamente por el quirófano e intervenir mediante una cirugía. En ambos casos, el objetivo que se persigue es el mismo, conseguir reducir al máximo los efectos que esta patología pueden tener en el paciente.

Como una de las enfermedades que más personas sufren año tras año, tal y como expone la citada Fundación Española de Reumatología, las soluciones para poder aliviar el dolor son extremadamente eficaces, especialmente cuanto antes vayas al médico. Él sabrán la mejor manera de conseguir retroceder al máximo el avance de la enfermedad.

0

No hay comentarios ¿Te animas?