Medicina general

Consejos para mejorar la calidad de vida de los pacientes mayores con sarcoma

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Martes 14 de enero de 2020

2 minutos

La duración del tratamiento de esta enfermedad requiere cuidados complementarios importantes

Consejos para pacientes con sarcoma

El sarcoma es un tipo de cáncer muy poco frecuente. Como explica la Sociedad Española de Afectados por Sarcoma (@AEASARCOMA), se trata de un tumor considerado “raro”, de extensa tipología, que puede afectar tanto a la estructura ósea como a los distintos tejidos del organismo, en cuyo caso se habla de sarcoma de partes blandas.

Es importante recordar que la mayoría de los sarcomas tienen cura, aunque en este sentido el diagnóstico precoz es de vital importancia. Su tratamiento es complejo, siempre teniendo en cuenta las particularidades de cada caso, y puede llevar un tiempo más o menos prolongado en el que la atención personalizada y los cuidados complementarios, aquellos no implicados directamente en el tratamiento quirúrgico o farmacológico, resultan fundamentales para tener una buena calidad de vida en el proceso de lucha y superación de la enfermedad.

Consejos a pacientes con sarcomas

Cuidado integral a personas que sufren algún tipo de tumor musculoesquelético

La educación sanitaria tanto de la persona afectada como de sus familiares, el control del dolor, una dieta correcta o el apoyo emocional son solo algunos de los factores que deben cuidarse durante un tratamiento de este tipo y también en el momento de la vuelta a casa. Así lo recuerda el Hospital Vall d’Hebrón (@vallhebron), que da una serie de importantes y útiles consejos que conviene recordar:

  1. Alimentación e hidratación adecuadas. Pilares básicos para la salud de cualquier persona. Si se está recibiendo un tratamiento oncológico de este tipo, es fundamental que la dieta aporte las calorías (hidratos de carbono) y las proteínas necesarias para cubrir las necesidades del organismo. Los alimentos con fibra adquieren especial relevancia a la hora de evitar el estreñimiento que pueden provocar los fármacos administrados contra el dolor. La ingesta de suficientes líquidos, que proporcionen una correcta hidratación y eviten la excesiva sequedad y fragilidad de la piel (síntoma habitual), reviste también máxima importancia.
  2. Control y seguimiento de la evolución de cualquier herida. Tanto si se trata de una herida postquirúrgica, como de una ocurrida en cualquier otra circunstancia, un perfecto cuidado que impida una infección es otra de las medidas esenciales.
  3. Educación en la movilización de las extremidades. Este aspecto es esencial, especialmente en aquellos casos en los que ha sido necesaria una amputación o se da el síndrome del miembro fantasma. Además, potenciar la máxima autonomía personal, incidiendo en la prevención de caídas, forma parte de esas medidas que van a contribuir a llevar mejor cualquier tratamiento oncológico y a obtener una recuperación más rápida.
  4. Control del dolor. Esto primordial no solo a través de medicamentos, sino recurriendo a terapias que ayuden a la relajación.

Estas son solo algunas de las medidas que van a ayudar a que ese eficaz tratamiento quirúrgico y/o farmacológico logre óptimos resultados.

0

No hay comentarios ¿Te animas?