Medicina preventiva

Los diuréticos a examen: ¿cómo pueden actuar en el organismo de un adulto mayor?

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Viernes 20 de septiembre de 2019

2 minutos

En forma de medicamentos o de infusiones naturales, pueden mejorar (o empeorar) algunas patologías

Los diuréticos a examen

Una sustancia con propiedades diuréticas es aquella que contribuye a incrementar la producción de orina, favoreciendo su eliminación a través del sistema urinario. Es algo que todos sabemos, pero lo que no está tan claro es si este efecto supuestamente beneficioso y “depurativo” es siempre lo más conveniente para el organismo.

Por su composición, hay alimentos que favorecen la diuresis (producción y excreción de orina), generalmente de una forma muy suave que, en raras ocasiones, puede resultar perjudicial. También existen numerosos tratamientos que incluyen fármacos diuréticos, que siempre deben tomarse por prescripción médica. Por último, encontramos los diuréticos basados en plantas con propiedades específicas. Estos últimos son los que revisten un especial peligro, por estar al alcance de cualquier persona, y venderse, generalmente, sin receta médica.

En este sentido, la Fundación Española de Nutrición (@FENnutricion) recuerda que las plantas con propiedades diuréticas, en un momento dado, pueden resultar peligrosas, dado que pueden eliminar grandes cantidades de agua del organismo, alterando el equilibrio hidroelectrolítico y desencadenando, en ocasiones, síntomas de deshidratación. Es importante tener claro que a través de la orina no solo expulsamos agua, sino sales minerales que puede que a nuestro organismo no le sobren.

diuréticos

¿Cuándo puede ser recomendable la ingesta de diuréticos y cuándo no?

Como punto de partida hay que recordar que los diuréticos jamás deben consumirse como remedio contra la obesidad. No consiguen eliminar o deshacer grasas (como anuncian algunos mensajes publicitarios), con ellos solo se pierde agua y micronutrientes. En el caso concreto de las personas mayores, es muy importante la consulta previa con el especialista antes de tomar un diurético por cuenta propia (por natural que sea).

Los diuréticos pueden, efectivamente, ayudar al organismo a eliminar el exceso de agua, algo que puede resultar de vital importancia en caso de problemas de retención de líquidos (edema) o cuando es necesario disminuir la tensión arterial, especialmente si existe riesgo de insuficiencia cardiaca, como apunta la Fundación Española del Corazón (@cuidarcorazon).

Pese a estos beneficios evidentes que los diuréticos pueden proporcionar a la hora de mejorar la salud, hay que tener en cuenta que su ingesta va a interferir en la función renal. La mayor producción de orina implica un trabajo extra para nuestros riñones. Ante determinadas patologías (insuficiencia renal en mayor o menor grado), solo el especialista deberá aconsejar sobre la conveniencia o no del uso de diuréticos.

Es importante tener claro que no todos los diuréticos son iguales ni actúan de la misma manera en el organismo. Solo el médico sabrá cuáles podrían aportarte beneficios y cuáles deberías evitar.

0

No hay comentarios ¿Te animas?