Medicina preventiva

¿Por qué la hiperplasia benigna es la enfermedad más común de próstata a partir de los 50?

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Domingo 9 de febrero de 2020

2 minutos

Afecta al 50% de los hombres de entre 51 y 60 años, y su prevalencia aumenta al cumplir años

Estos son algunos de los tipos de cáncer que presentan mayor índice de supervivencia

La Hiperplasia Benigna de Próstata (HBP) es la enfermedad más frecuente de la próstata en hombres mayores de 50 años y cuya prevalencia aumenta a medida que se cumplen años. De hecho, afecta al 50% de los hombres de entre 51 y 60 años, al 69% de entre 61 y 70 años, y al 79% de entre 71 y 80 años, según datos facilitados por el laboratorio farmacéutico GSK (@GSK_ES).

Qué la produce

Esta patología aparece porque se produce un aumento del tamaño de la próstata (una glándula del tamaño de la nuez ubicada debajo y a la salida de la vejiga). De esta manera el conducto urinario se estrecha a la altura de la vejiga y el varón tiene dificultades al miccionar. Sus causas son desconocidas, aunque se cree que la edad y los cambios hormonales en el hombre están detrás de la misma. También es importante saber que no está vinculada con el cáncer de próstata, aunque una persona que tenga este tumor puede presentar a la vez este tipo de hiperplasia.

Es un trastorno que influye negativamente en la calidad de vida de los pacientes porque normalmente se tiene necesidad de orinar por la noche, lo que repercute en el descanso, y también se realizan bastantes micciones a lo largo del día. A veces surge incontinencia urinaria, o se da una sensación de vaciado incompleto y/o goteo terminal al orinar.

Según matizan desde el laboratorio, este trastorno es uno de los principales motivos de consulta urológica, junto con incontinencia urinaria, disfunción eréctil, infección de orina y cánceres urológicos.

Cuando se acude al urólogo es vital contarle detalladamente todos los síntomas, aunque existe un cuestionario específico llamado IPSS (Puntuación Internacional de Síntomas Prostáticos) para evaluar el estado de la enfermedad. También se realiza una ecografía para ver el tamaño de la próstata, análisis de orina y otra serie de pruebas.

Hiperplasia benigna de próstata

Complicaciones y tratamiento

Hay personas que no son conscientes de que tienen hiperplasia benigna de próstata al no tener manifestaciones evidentes, pero muchas de ellas sí y en ocasiones pueden surgir algunas complicaciones. Entre ellas están una retención aguda de orina o una obstrucción completa del tacto urinario. También alteraciones en el funcionamiento de la vejiga, infecciones urinarias, cálculos en la vejiga y hasta un deterioro progresivo de la función de los riñones que si no se controla puede llevar a la insuficiencia renal. Por ello, los expertos recomienda acudir al médico en cuenta aparecen los primeros síntomas.

El tratamiento se basa en una serie de medicamentos con distintos objetivos, unos son para disminuir el tamaño de la próstata, otros para abrir el cuello de la vejiga y también los hay para ampliar la uretra prostática y facilitar la expulsión de la orina a través de la vejiga. En los casos más extremos se puede recomendar la cirugía.

0

No hay comentarios ¿Te animas?