Salud

Los peligros que no te cuentan del running

Olga Selma

Foto: Bigstock

Domingo 5 de julio de 2020

3 minutos

Aproximadamente uno de cada tres corredores tiene una lesión en algún momento de su vida

Los peligros que no te cuentan del running

Correr implica el riesgo de sufrir algunas lesiones, porque aunquees una actividad muy sana, en su justa medida, puede resulta agresiva para nuestro cuerpo. Según datos del VI Estudio CinfaSalud, el 61,8% de los corredores españoles se ha lesionado alguna vez corriendo. El 38% ha padecido una lesión muscular –sobre todo en pierna, rodilla y tobillo-, el 23,1%, dolores de cabeza fuertes y uno de cada diez ha sufrido fracturas y esguinces (11,9%), mareos o desmayos (9,8%) y palpitaciones o taquicardias (8,9%).

Constituyen puntos débiles comunes en los corredores cualquier parte del pie, las articulaciones –sobre todo rodilla, cadera y tobillo-, los músculos –pantorrillas, isquiotibiales y cuádriceps-, los tendones –de Aquiles, de la rodilla y de los tobillos-, así como los huesos y tejidos nerviosos del pie y de la pierna. Además, algunos de los factores que pueden aumentar los riesgos son correr más allá de nuestra condición física tensionando en exceso los músculos, tendones y ligamentos; correr con una técnica deficiente; así como calzar unas zapatillas inadecuadas o ropa que no nos proteja suficientemente de las quemaduras solares o lesiones por frío. Sin embargo, si seguimos algunas pautas simples como realizar un buen calentamiento, usar el calzado y la ropa adecuada y no forzar demasiado al cuerpo, las podemos prevenir

Es recomendable que los mayores practiquen el retro running

 

Las pruebas de esfuerzo, el plan de entrenamiento y la dieta deben cuidarse especialmente para evitar problemas. Así, un gran número de lesiones se pueden evitar con un reconocimiento médico-deportivo completo previo. Además, muchas de las lesiones son debidas a sobrecarga articular y mecánica por un impacto repetido y continuo, por lo que tener un historial de lesiones previas es un factor de riesgo para lesionarnos de nuevo. Por ello, los corredores con lesiones anteriores deben prestar especial atención a los signos y tomarse el tiempo para recuperarse por completo de cada lesión, antes de correr de nuevo.

Las lesiones se dividen, inicialmente, en dos categorías: agudas o producidas por sobrecargas. Las primeras están originadas por un incidente concreto -como una contusión, caída o tropiezo- que puede producir, por ejemplo, traumatismos, esguinces, fracturas, luxaciones o roturas de las fibras musculares. 

Si sufrimos una lesión de tejidos blandos, como esguinces de ligamentos, haremos reposo, y colocaremos compresas sobre la zona afectada, elevando el área lesionada por encima del nivel del corazón. Por supuesto, no volveremos a  entrenar hasta que la lesión haya sanado por completo, aunque si podemos realizar otra forma de ejercicio de bajo impacto que no agrave la lesión, como la natación. También podemos acudir a un fisioterapeuta que nos indique la forma de mejorar nuestra técnica y reducir los riesgos de lesionarnos nuevamente.

Precauciones del corredor

Algunos consejos para evitar percances 

-Calentar antes de correr: estirar bien los músculos de los muslos y las pantorrillas debe ser una de nuestras prioridades, tanto antes como después de la carrera 

-Beber mucha agua antes, durante y después del entrenamiento nos mantendrá bien hidratados

-La dieta del corredor debe ser rica en carbohidratos

-No forzar al cuerpo más allá de nuestro nivel actual de condición física, planificando el tiempo y la frecuencia de las carreras 

-Evitar correr durante la parte más calurosa del día, en verano, corriendo a primera hora de la mañana o a última de la tarde.

-Protegernos del sol con una crema solar con FPS 30+ 

-Evitar superficies irregulares, arena y asfalto 

-Elegir rutas bien iluminadas y evitar áreas aisladas

-Comunicar a alguien la ruta prevista y cuándo pensamos regresar, así como llevar encima el teléfono móvil por si surge una emergencia

-No usar auriculares, para mantenernos atentos a los ruidos de peligro inminente 

-Los días de descanso y una correcta rutina de sueño resultan imprescindibles para que el cuerpo se recupere correctamente y para evitar sobrecargas

 

 

0

No hay comentarios ¿Te animas?